Giammattei exige auditoría electoral externa para revisar actas en Guatemala

Giammattei


Guatemala, (EFE).- El candidato de centroderecha Alejandro Giammattei, que virtualmente peleará por la Presidencia de Guatemala en una segunda vuelta, exigió este jueves al Tribunal Supremo Electoral que permita una “auditoría externa” para fiscalizar las actas que serán revisadas una a una el próximo lunes.

El aspirante del partido Vamos pidió al ente ser “imparcial” y apoyarse en alguna empresa externa de talla mundial, “como Price Waterhouse o cualquiera de esas”, con el fin de “comparar las incongruencias” y así poder tener “la certeza de que el famoso fraude (del) que se está hablando no existió”.

En ese proceso de “auditoría externa” debería participar “la prensa, los fiscales de los partidos y el propio Tribunal como garante”, sostuvo el exdirector del Sistema Penitenciario en una conferencia de prensa realizada en un salón de un exclusivo hotel al sur de Ciudad de Guatemala.

Si el Tribunal no acoge esta idea, lanzada “como una tabla salvavidas”, Guatemala podría “perder la confianza del Tribunal Supremo Electoral y si perdemos eso, perdemos la base de la democracia de este país”.

Los resultados preliminares del Tribunal Supremo Electoral, que deben ser ratificados después de resolver las impugnaciones, prevén una segunda vuelta electoral que se llevará a cabo el próximo 11 de agosto entre la ex primera dama de Guatemala Sandra Torres y Giammattei.

Pero en su opinión, la digitalización de los datos parecía “una bolsa de valores; unos días estamos arriba, otros abajo”, y eso, “no puede ser así”, porque esos cambios han generado “dudas” dentro del partido, que perdió diputados en Quetzaltenango y Quiché con el paso de las horas y del recuento y “las cifras no coinciden”.

Giammattei dijo que todos los partidos están “inconformes”, a excepción de uno “que está callado”, en referencia a la Unidad Nacional de la Esperanza, cuya candidata, Sandra Torres, ganó virtualmente la primera vuelta, sin la mayoría suficiente, y en la elección al Congreso supuestamente tendrá el bloque más grande.

“Pedimos que revisen absolutamente todos los datos porque en la Presidencia nos hicieron una rebajita por ahí y a la señora en primer lugar le hicieron una ayudadita por allá”, agregó haciendo referencia a que debería tener más votos.

Y la importancia de cada voto es “vital”, pues “100.000 votos son 200.000 dólares”, explicó en referencia al dinero que el Tribunal Supremo Electoral da por campaña a los partidos, 2 dólares por cada sufragio recibido en la elección anterior.

Para zanjar dudas y para mantener “la paz social”, el Tribunal Supremo Electoral debe dar “certeza” de los datos y tranquilizar a un país que está sustentado “en una auténtica democracia”, proclamó Giammattei, quien se negó a hablar de la posibilidad de un “fraude”.

Sin embargo, aseguró que había “gente interesada” en sembrar las dudas sobre el Tribunal, sobre todo “gente que perdió y se siente ofendida” con el resultado y “otros que no querían que llegáramos al proceso electoral”, y para ello hay que zanjar las sospechas: “Muerto el chucho (perro) se acabó la rabia”, afirmó.

También le pidió al presidente Jimmy Morales, que siendo él responsable de la “unidad nacional” que deje de “hablar de fraude”, pues ya “se le va a acabar el juego” y le recomendó “dar certeza al Tribunal Supremo Electoral”.