Mundo

Hacen redada en el centro de Sao Paolo

Hacen redada en el centro de Sao Paolo

Sao Paulo.  EFE.  Las autoridades brasileñas han lanzado una ambiciosa operación contra el tráfico de drogas en el centro de Sao Paulo, donde la venta y el consumo de crack a pie de calle condenan a la inseguridad y al constante deterioro el casco histórico de la ciudad.

Conocida popularmente como «cracolandia», el área tiene un perímetro difuso y se extiende por varias calles de los barrios de Santa Cecilia, Bom Retiro y República, todos ellos ubicados en el distrito centro de Sao Paulo.

   En esa zona, los adictos al crack ocupan edificios abandonados, levantan chabolas o tugurios cerca de edificios emblemáticos como la terminal de tren Julio Prestes o la Estación Pinacoteca, espacio de arte contemporáneo que ocupa una antigua sede del Departamento de Orden Política y Social, el organismo de represión del régimen militar brasileño (1964-1985).  «

La acción estaba planeada desde hacía mucho tiempo. Pero llega ahora porque la situación era intolerable», dijo a Efe el coordinador general de atención de drogas del Ayuntamiento de Sao Paulo, José Florentino.

   El dispositivo, iniciado el pasado día 3 y sin fecha de cierre, se enmarca en un plan amplio de acciones que las autoridades llevan a cabo en el área desde hace varios años, pero que hasta la fecha no ha recuperado un espacio inseguro y donde la falta de higiene forma parte del paisaje urbano.

 La Policía Militar en coordinación con las autoridades municipales y regionales de Sao Paulo, ha desplegado 100 efectivos que patrullan las calles 24 horas al día e interrogan, identifican y registran a sospechosos de tráfico de estupefacientes.

   La operación busca inhibir el tráfico de drogas y otros delitos, favorecer una acción más segura y eficaz de los servicios de limpieza, así como permitir la actuación de los trabajadores sociales y del sistema de salud, explicó a Efe el coronel Wagner Rodrigues, portavoz del mando policial del distrito centro.

 Según Rodrigues, se calcula que unas 400 personas adictas al crack están en situación de indigencia y viven entre basuras y en condiciones indignas en esa zona.

   Muchos de ellos sobrevivían entre los escombros de un caserón en ruinas, que ha sido desalojado, en la confluencia entre las calles Dino Bueno y Helvetia.

El Nacional

Es la voz de los que no tienen voz y representa los intereses de aquellos que aportan y trabajan por edificar una gran nación