¿Itbis a medicinas?



“El medico cura; solo la naturaleza sana.” Hipócrates.

El proceso evolutivo actualmente nos ha llevado –como humanidad- ante el sedentarismo y la vida ociosa, hacia una ola de salud, de cuidados y vivir “fit”.

Este fenómeno ha modificado nuestros patrones gastronómicos, físicos y emocionales. Se esta dando mayor preponderancia al cuidado de la salud mental –que antes era un tema tabú-, a la correcta alimentación –cuya importancia es fundamental en nuestro diario vivir- y al constante ejercicio físico como métodos de prevención de enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en sus recomendaciones mundiales sobre actividad física para la salud establecen, que, con una alimentación inteligente y ejercicio físico se pueden prevenir mayoría de enfermedades, pero, refieren que ante ausencia de ciertas vitaminas y componentes nutricionales en algunos alimentos, es indispensable consumirlos en forma de suplementos dietéticos y naturales que contribuyen al correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Los Estados han calculado que en términos económicos, resulta mucho más rentable y efectivo, invertir en prevenir enfermedades –fomentar actividad física, cuidado de la salud mental e incentivar consumo de medicinas naturales- que gastar en tratar esas enfermedades luego de desarrolladas.

¿Entonces, por qué –si la tendencia mundial es la prevención y fomentar el cuidado integral de la salud- la Dirección General de Aduanas (DGA) ha decidido “suspender administrativamente” –según comunicación No. 0001011-, la exención tributaria de la que gozan productos medicinales?

He recibido numerosas denuncias de pacientes que, a duras penas logran reunir de sus ingresos, los recursos necesarios para adquirir medicinas naturales y suplementos dietéticos para el cuidado de su salud y ahora pasaron de pagar 2 mil a 2360 pesos por la aplicación discrecional y abusiva de ITEBIS a medicinas naturales.

Parecería que, aprovechando el incremento de consumidores de estas medicinas preventivas y auge de la moda “fit”, la Dirección General de Aduanas (DGA) esta atisbando un nicho tributario para aumentar sus recaudaciones, pero a costa del paciente que es quien va terminar pagando esta incongruente medida.