Lavado de activos, un crimen global

Droga decomisa por la DNCD próximo al aeropuerto Las América
Droga decomisa por la DNCD próximo al aeropuerto Las América


Santo Domingo.-El martes 20 de agosto gran parte de la sociedad dominicana fue sorprendida por las informaciones sobre un operativo de allanamientos a discotecas, bares y restaurantes, torres de apartamentos, plazas comerciales, entre otros establecimientos, que realizaban la Procuraduría General de la República (PGR) y la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) en el país.

En ese operativo participaron cientos de militares bajo las órdenes de la PGR y miembros de la DNCD dotados de armas largas y chalecos antibalas, acompañados de fiscales con órdenes de allanamientos firmadas por un juez, una acción hasta ahora sin precedentes.

Junto a éstos participaron miembros de la Drug Enforcement Administration (DEA).
Las reacciones en redes sociales y en programas radiales y televisivos no se hicieron esperar. La palabra clave que se escuchaba por doquier y que fue trending topic (palabra clave más utilizada en un plazo de tiempo concreto en Twitter), fue “César el Abusador”. Otras palabras clave eran narcotráfico, lavado de activos y David Ortiz.

Los memes (concepto, idea, situación o sentimiento que se expresa a través de medios virtuales como imágenes estáticas, animadas), y las noticias verdaderas y falsas inundaron en minutos todos los espacios virtuales, aunque ya a media mañana el lado oscuro de las informaciones se había disipado.

Ya se sabía, sin haber una versión oficial, que los allanamientos eran a los negocios de César Emilio Peralta, alias César el Abusador, quien es acusado por las autoridades estadounidenses y dominicanas de ser la cabeza de una red transnacional de narcotráfico y lavado de activos que opera en la región del Caribe.

Aunque la palabra narcotráfico (comercio ilegal de drogas tóxicas en grandes cantidades) es muy conocida, ya que es uno de los crímenes más perseguidos, y publicitados en la actualidad, no pasa igual con la expresión lavado de activos, que tiene un uso más variado y complejo, aparte de que abarca casi todos los crímenes relacionados a transacciones e inversiones en grandes cantidades de dinero, la corrupción y la evasión fiscal.

Muy contrario a la percepción de la gente común, el lavado de activos o blanqueo de dinero como también se le llama, no es exclusivo del crimen del narcotráfico, aunque este sistema de fechoría es posiblemente el que más dinero en efectivo mueva de una nación a otra o dentro de un mismo territorio.

¿Pero qué es el lavado de activos, también llamado lavado de dinero, lavado de capitales, blanqueo de dinero, blanqueo o legitimación de capitales? Es un crimen que tiene el objetivo de dar una apariencia de origen legítimo o lícito a una cantidad de dinero o fortuna que en realidad es producto de operaciones delictivas graves.

Por lo regular, se identifica el narcotráfico como el principal crimen como base del lavado de activos, aunque no es el único. También son fuentes de blanqueo de dinero la venta ilegal de armas, la trata de personas, la corrupción, las redes de prostitución, la malversación de fondos públicos, el cohecho, el fraude informático y el terrorismo, entre otros delitos.

Precisiones
Cuando una persona se saca la lotería o recibe una herencia, ese dinero puede justificarlo y puede hacer todo tipo de transacción que desee. Es decir, puede comprar inmuebles, vehículos, depositarlo en banco o tenerlo en su casa.

Este mismo caso se da con deportistas de alto rendimiento (especialmente beisbolistas) y artistas, que por sus presentaciones y participaciones destacadas cobran grandes sumas de dinero.

Ahora bien, si un individuo se introduce al crimen del narco o microtráfico de drogas y puede formar una red bien estructurada de venta y distribución, lo más seguro es que en un tiempo no muy largo maneje cantidades y flujo de efectivos injustificables, por lo cual se le hace muy difícil reinvertirlo o depositarlo en un banco, ya que es “dinero sucio”.

Igual ocurre, por citar otro ejemplo, con un individuo de ingresos medios o moderados que llegue a una posición política, ya sea por elección o por designación, pero que tenga acceso por su cargo al manejo o administración de dinero, que pueda traficar con influencia o que reciba sobornos por tal o cual razón.
Este individuo podrá reunir por medio a la corrupción una cantidad indeterminada de bienes inmuebles o dinero en efectivo, pero igual que el narcotraficante no podrá justificar su riqueza. Es aquí que entra el esquema del lavado o blanqueo de dinero.

Operación antilavado
El lavado es la operación mediante la cual se invierte una gran cantidad de dinero sucio, para obtener dinero limpio, aunque en la transacción haya una disminución del capital invertido.

¿Cómo operan redes?

Un individuo maneja una organización criminal y, para no verse involucrado directamente en transacciones o negocios, decide contratar testaferros (personas que prestan su nombre) para que figuren como dueños de distintos negocios, legalmente constituidos (banca de cambio, banca de apuestas, casinos, bares y discotecas, entre otros).

Estos comercios, aunque con dinero sucio, operarán de manera legal, tendrán empleados, pagarán sus impuestos, por lo cual podrán tener cuentas bancarias y hacer otras inversiones. Todo el dinero obtenido será considerado limpio hasta que se demuestre lo contrario, ya que proviene de transacciones lícitas.
Varias discotecas son parte de los negocios allanados recientemente por las autoridades del Ministerio Público, la DNCD y la DEA, por ser propiedad supuestamente de César Emilio Peralta (César el Abusador), identificado como líder de una organización de crimen organizado en República Dominicana con vínculos en Estados Unidos.

Lavar dinero no es fácil. Es por esto que se necesitan negocios de ventas diarias y que muevan flujos de efectivo, como son las discotecas, que abren casi todos los días y fácilmente se pueden alterar los procesos contables, aparte de que no hay controles para los precios de las bebidas y se pueden justificar ventas exorbitantes.

Se habla que cuando estos establecimientos comerciales llevan artistas, principalmente urbanos, hay mesas y servicios que pueden tener un valor de hasta 500 mil pesos.

Origen del término
Aunque existen varias teorías, muchas de las informaciones recolectadas en la red explican que luego de salir de la cárcel Alphonse Gabriel Capone, mejor conocido como Al Capone, adquirió una cadena de lavanderías (sanitary cleaning shops, en inglés), a través de la cual depositaba el dinero de origen criminal en los bancos dándole una apariencia de legalidad.

Se cree que fue esta adquisición la que seguramente dio origen a la expresión lavado de dinero. Aunque no sería hasta 1982 cuando este término fue utilizado por primera vez judicialmente, para hablar de la confiscación de un dinero procedente del narcotráfico colombiano.

Además, el lavado de dinero o blanqueo de capitales, no fue tipificado como delito en los Estados Unidos de América hasta el año 1986 con la aprobación de la Ley de Control del Lavado de Dinero, que lo sancionaba hasta con 20 años de prisión.

Ley de lavado en RD
La nueva Ley No. 155-17 contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo, promulgada en junio del 2017, es el producto de un consenso internacional entre muchos países, con la cual buscan enfrentar no solo el crimen organizado transnacional en sus más variadas vertientes, sino también el terrorismo en toda la región.

Esta ley considera lavado de activos el proceso mediante el cual personas físicas o jurídicas y organizaciones criminales, persiguen dar apariencia legítima a bienes o activos ilícitos provenientes de distintos crímenes.

Es bueno señalar que esta nueva legislación constituye un importante avance para el país, ya que introduce a este sistema jurídico los nuevos estándares internacionales sobre la lucha contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo, elaborados por el Grupo Acción Financiera Internacional (GAFI).

Este es un ente intergubernamental establecido en 1989 cuyo objetivo es fijar estándares y promover la implementación efectiva de medidas legales, regulatorias y operativas para combatir el lavado de activos, el financiamiento del terrorismo y el de la proliferación de armas de destrucción masiva, entre otras amenazas a la integridad del sistema financiero internacional.

Ley Kingpin de EE. UU.
Esta ley le otorga autoridad al gobierno de Estados Unidos para aplicar sanciones a destacados narcotraficantes extranjeros, así como a sus organizaciones con operaciones en todo el mundo. Fue diseñada en 1995 para la aplicación de sanciones económicas contra el cártel colombiano de Cali.

La Ley Kingpin establece sanciones económicas en todo el mundo contra los principales narcotraficantes internacionales, sus organizaciones y las personas y entidades extranjeras que prestan apoyo a esos traficantes y a sus organizaciones.

Las personas extranjeras son incluidas en la lista de sanciones del Departamento del Tesoro después de consultar con el fiscal general, los directores de la CIA y del FBI, el titular de la DEA, así como con los secretarios de Defensa, Seguridad Interior y de Estado.

Un apunte

Otras redes
La red que alegadamente lidera César Emilio Peralta (César el Abusador), las autoridades la señalan como sustituta de las que dirigían el fenecido Florián Féliz, el excapitán Quirino Ernesto Paulino Castillo y José Figueroa Agosto.

El dato

Diferencia
Dos términos muy usados en el área de la criminología o la investigación criminal financiera son los de dinero negro y dinero sucio.

Hay que diferenciar que cuando se habla de Dinero Negro se refiere a los capitales que proceden de actividades comerciales legales, pero que eluden las obligaciones fiscales, es decir, el pago de impuestos y, por lo tanto, implica incurrir en delitos fiscales, de tal manera que este dinero debe ser utilizado en actividades comerciales que no dejen un rastro fiscal.

Ahora bien, si se habla de dinero sucio es una expresión usada para explicar que el dinero proveniente de actividades criminales, por lo cual no puede ser declarado al fisco debido a que ello supone asumir que se ha obtenido mediante una acción delictiva, por lo que debe primero entrar a formar parte del producto de una actividad legal (lavado) y, de esa forma, poder ser declarado para legalizarlo.