Articulistas

Mes de reforestación

Mes de reforestación

Orlando Jorge Mera

Como cada octubre, en el Ministerio de Medio Ambiente conmemoramos con acciones palpables el Mes de la Reforestación, contribuyendo a la regeneración de los suelos y al aumento de la biodiversidad, buscando en términos generales la recuperación de la cobertura boscosa y con ello, la garantía del agua para las actuales y futuras generaciones de la República Dominicana.

La deuda medioambiental es profunda, y la reforestación no está exenta de ella, con efectos visibles y consecuencias para la calidad de vida de todos: erosión, aumento de temperaturas, microclimas comprometidos y mayores efectos del cambio climático, siendo República Dominicana de los países más expuestos a ese fenómeno.

La única forma de revertir este escenario es reforestar y arborizar. Hay diferencias sutiles pero importantes. Nuestro encargado de la División de Flora de la Dirección de Biodiversidad, Rolando Sanó, lo ha explicado con mucha claridad en diversos escenarios. Dice que reforestar implica repoblar áreas afectadas, como también restaurar bosques comprometidos, contemplando para ello especies nativas y endémicas de una zona determinadas. Si hablamos de arborización, esta se basa en recuperar suelos y biodiversidad, pero por igual se refiere al embellecimiento de una zona.

En el Ministerio de Ambiente avanzamos en esa dirección. Todo comenzó con una jornada de plantación en el proyecto forestal Sabana Clara, localizado entre los municipios de Restauración, provincia Dajabón y Pedro Santana, que incide en la cuenca del río Artibonito, donde fueron plantados 4,000 Pinos criollos.

Como dije en aquella actividad, se eligió esa zona de la frontera siendo coherente con uno de los ejes estratégicos que hemos diseñado dentro del Plan Estratégico Forestal para la Republica Dominicana, que considera la recuperación de la línea fronteriza como de alta prioridad debido a su estado de degradación causada principalmente por el conuquismo y los incendios forestales.

A la par, buscamos educar para el futuro, con la incorporación del Plan de Manejo de Sabana Clara, con el objetivo de conservar el patrimonio natural y cultural que encierra esta región, mediante la creación de un Parque Temático Educativo Forestal y Recreativo. Con esta iniciativa se hará la incorporación de un conjunto de senderos ecológicos, de los cuales ya se cuenta con el diseño de 10 senderos con estas características.

Nuestra meta hacia finales de octubre: plantar 3.5 millones de árboles en todo el país, enfocados en cuencas hidrográficas, la frontera con Haití y demás zonas estratégicas para que esto facilite la garantía del agua, líquido de vital importancia para la vida y el desarrollo económico de nuestro país, en alianza con instituciones públicas y el siempre decisivo respaldo del sector privado.

Orlando Gómez Torrez

Orlando Gómez Torrez