Actualidad Congreso

Piden consenso para aprobar Código Penal

Piden consenso para aprobar Código Penal

La reintroducción al Congreso  del Proyecto de Código Penal debe ser aprovechada para abrir una amplia discusión en torno a esa pieza de manera que su aprobación sea resultado del consenso de todos los sectores nacionales.

En esos términos, opinaron  este viernes el director ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), Servio Tulio Castaño Guzmán y la coordinadora de Participación Ciudadana, Leidy Blanco García, en entrevistas separadas.

Castaño Guzmán consideró que los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados deben conformar una comisión bicameral que estudie la pieza, para armonizar las diferencias que existen en su contenido.

“Esa comisión debería de ir acompañada de un grupo de expertos en la materia, para cuidar los aspectos técnicos. Me parece que es razonable en la actual coyuntura”, opinó el dirigente de la sociedad civil.

Escuchar sectores

“Además, sería importante que se establezca un plazo que podría ser de unos 60 días y diseñar un cronograma de trabajo en donde se escuche a los sectores y luego comenzar a debatir  todas las propuestas y documentos”, siguió diciendo Castaños Guzmán.

“Entiendo igualmente que es importante debatir a profundidad en el seno de esa comisión, las observaciones que han hecho o puedan seguir haciendo los operadores del sistema de justicia, o sea, la Procuraduría General de la República, la Suprema Corte de Justicia y la Defensoría”, dijo en entrevista telefónica.

Castaños Guzmán consideró que  las diferencias en torno al contenido del Código Penal  son “totalmente normales” en toda democracia y en todo congreso bicameral.

“Es lo que se llama contrapeso”, significó el ejecutivo de Finjus sobre el espinoso tema.

 Valiosas opiniones

De su lado, la coordinadora de Participación Ciudadana cuestionó  que la comisión de senadores que estudió la pieza rindió un informe favorable sin “tomar en cuenta las valiosas opiniones de un sin número de organizaciones”.

Blanco García cuestionó también, que esa comisión desconoció “las oportunas observaciones de la Procuraduría General de la República,  violentando el ejercicio pleno de la participación ciudadana establecido en la Constitución de la República”.

 “Participación Ciudadana ha sido clara en que el proyecto actual de Código Penal que se ha conocido en el Congreso representa un grave retroceso en materia de derechos humanos”.

En ese sentido, consideró que la reintroducción del proyecto “obliga a la Comisión de Justicia del Senado a que se discutan puntos que no han querido debatir, lo que fortalece la democracia y el pleno ejercicio de la función legislativa en un Estado social democrático y de derechos”.

“En esta nueva  propuesta hemos visto que se han incluido las observaciones técnicas de la Procuraduría General de la República, la cual valoramos como positivo”, precisó.

Agregó que “también se incluye el tema de la discriminación que fue excluido”.

“Sabemos que necesitamos un Código Penal. Sin embargo, esa necesidad no puede verse favorecida pisoteando derechos y violentando la institucionalidad”, indicó Blanco García.

Someten separados

El principal obstáculo en la aprobación de la importante pieza legislativa es el tema del aborto, pues mientras algunos sectores nacionales, entre los que se destaca Participación Ciudadana apoyan su despenalización en base a tres causales, otros lo castigan rotundamente.

En la sesión de ayer jueves el Senado conformó una comisión bicameral para que estudie y rinda un informe favorable al Código Penal que cursa en esa cámara.

Ayer, los senadores Ramón Rogelio Genao, Martín Nolasco Vargas, Milcíades Franjul, Cristóbal Castillo, Virgilio Cedano Cedano y Félix Bautista sometieron al Senado un proyecto de modificación del Código Penal, que excluye las tres causales.

 No obstante, el pasado miércoles la Cámara de Diputados aprobó en segunda lectura un nuevo proyecto de Código Penal que despenaliza el aborto solo cuando corre peligro la vida de la madre.

 En consecuencia, se evidencia la existencia de dos proyectos diferentes, hecho que constituye un obstáculo para la aprobación de la pieza.

Un código viejo

El Código Penal dominicano fue promulgado el 20 de agosto de 1884, por lo que diversos sectores insisten en que urge la modificación de la pieza para que se corresponda con la nueva realidad del país en términos de delitos penales. No obstante, otros sectores consideran que esa premura no debe ser obstáculo para que la pieza. sea consensuada.

Pilar Moreno

Pilar Moreno