RADAR: De la gente Comprensión

Gente en la calle en medio cuarentena.
Gente en la calle en medio cuarentena.


La gente no puede ser abandonada a su suerte, pero es obvio que tiene que poner más de su parte en la batalla contra el coronavirus. Los seis muertos y 312 infectados hasta ayer es el mensaje más claro. No se le ha pedido un sacrificio extraordinario, sino respetar medidas necesarias. Los mineros de Chile sobrevivieron a 69 días atrapados bajo 700 metros de tierra. Aquí a las personas solo se les ha pedido permanecer en sus hogares por unos cuantos días para evitar un contagio que puede ser letal. Si sobre la base de la necesidad la gente no pone de su parte la batalla  podría prolongarse y las consecuencias podrían ser peores. Entre los muchos mensajes que circulan a la raíz de la enfermedad se destaca la advertencia del presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien invitó a la población a elegir entre permanecer 15 días en sus casas o cinco años en prisión. En Paraguay los médicos han advertido a la gente que si no permanecen en sus casas, ellos se irán para las suyas, dejando los hospitales. Aquí la gente tiene que entender que si no respetan las medidas, el problema, que ya es grave, se complicará todavía más. Se entiende que muchos tienen necesidades que satisfacer, pero peor sería captar o propagar el virus. Son muchos los que salen diariamente a las calles, desafiando incluso hasta el toque de queda, bajo el alegato de que carecen de lo esencial para permanecer en sus hogares. No se puede ignorar que la situación de esas personas es inquietante.   Sin embargo, también se debe entender que ahora mismo lo más prioritario es contener la propagación del virus.