Actualidad Congreso

Senado condena violencia protagonizada por haitianos en Dajabón

Senado condena violencia protagonizada por haitianos en Dajabón

Ricardo de los Santos./ Fuente externa

Santo Domingo.- El presidente del Senado, Ricardo de los Santos aseguró este miércoles que el desorden protagonizado ayer por ciudadanos haitianos, en la fronteriza ciudad de Dajabón, demuestra que Haití es una nación ingobernable, donde “no existe ningún tipo de seguridad”.

Tras finalizar un encuentro con periodistas que cubren la fuente del Senado, De los Santos condenó las protestas protagonizadas por decenas de haitianos, muchos de los cuales cruzaron hacia el lado dominicano, en rechazo a la supuesta “violación de su territorio”.

“Eso demuestra el estado de ingobernabilidad que hay en Haití, donde no existe ningún tipo de seguridad”, dijo el legislador del Partido Revolucionario Moderno (PRM), por la provincia Juan Sánchez Ramírez (norte).

Te puede interesar leer: Piñera exhorta Haití-RD negociar caso del canal

Los haitianos incendiaron neumáticos y lanzaron objetos hacia el lado dominicano, donde están destacados soldados del Ejército, que vigilan la frontera en la provincia Dajabón, en el oeste del país.

La tensión entre las dos naciones ha aumentado desde que la parte haitiana decidió construir un canal de riego que se alimentará con agua del río Dajabón, conocido así en el lado quisqueyano, o Masacre, en la parte haitiana.

El conflicto ha sido debatido en la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA), donde la parte dominicana, además, pidió tomar medidas para frenar el estado de violencia que reina en la vecina nación, donde las bandas armadas controlan el 80% del país más pobre del continente americano.

La solicitud, presentada por el Gobierno dominicano, fue acogida por la ONU, que aprobó integrar una misión encabezada por las autoridades de Kenia (en África) para intentar imponer la paz en Haití.

La violencia en la vecina nación ha forzado la emigración masiva hacia el lado quisqueyano, saturando el sistema sanitario, debido a que muchas mujeres llegan al país en estado de embarazo.