Sobornos Odebrecht: La especulación puede vencer la verdad

Elevan a juicio por primera vez en Argentina caso por contratos con Odebrecht


La humanidad ha asumido posiciones populares a lo largo de la historia de las que luego ha tenido que distar. Ser popular no siempre es bueno, de hecho casi nunca lo es. Quien procura ser populista suele desdecirse de sí mismo, asumir hipócritamente lo que sabe que gustaría a las masas y sumarse a ideologías que nunca realmente compartió.
Así los humanos aplaudieron y apoyaron la esclavitud, hicieron causa común con las cruzadas, antes apoyaron la crucifixión del Cristo, apoyaron el exterminio indígena en América y no pocos apoyaron el holocausto que segó miles de vidas en campos de concentraciones nazis, o la segregación racial. La humanidad está en la constante de pedir perdón para lograr redención, pues la culpa de las acciones populares, de esas sinrazones colectivas constituyen el otro pecado continuado manado del original. Y lo menos común era la entereza de oponerse, la fuerza de voluntad de resistirse, normados por la conciencia de que algo andaba mal con esas posturas populares.
Cuando el papa Juan Pablo II pidió perdón en nombre de la Iglesia por los grandes daños causados por la Iglesia Católica, decidí no dejarme arrastrar por las olas de la sinrazón y procurar ser analítico para evitar ser cómplice de agravios sociales.
Así en días pasados me vi confrontado por varios amigos de los grupos de redes sociales que en torno a unas nuevas revelaciones ofertadas en el programa de la famosa periodista Alicia Ortega, daban cuenta de que hay una nueva cepa del virus Odebrecht. Sí, Odebrecht, un caso de delincuencia transnacional que es popular, políticamente explotable y que tiene una cresta constante en la ola de opinión pública, es cómodo montarse y hacerse el gracioso.
Estos amigos que forman parte de un grupo de WhatsApp de egresados de la Universidad Autónoma me cuestionaban diciendo: “si lo que dijo la periodista Alicia Ortega ya lo sabía el Procurador, ¿porque esos dos que renunciaron y el asesor no están sometidos?”
Verdad y especulación
Mi respuesta demandó de toda la objetividad que pudiera yo convocar, ya que la verdad ya no resulta tan verdadera, pues la especulación puede vencerla con facilidad, pero solo temporalmente. Así que a partir de aquí me limito a transcribir lo que dejé establecido en aquel grupo o red social, esperando ayude a esclarecer algún punto y hacer aflorar la verdad verdadera.
“Lo dicho por la afamada comunicadora, a lo que me he referido en varias entrevistas, tiene un dejo de incredulidad, sin importar lo que hagan o como reaccionen los mencionados en dicho Informe”.
La justicia no parte de supuestos. No se le puede solicitar medida de coerción a una persona por lo que dice un documento que cualquiera pueda escribir, de hecho mi tuit de hoy se refiere a la legalidad y procesamiento de la prueba penal y se los transcribo aquí:
“No entiendo algunas susceptibilidades por el hecho de que se afirme que un documento en Excel sin sello ni firma no es autenticable. Ya que la norma establece que, “Cuando se trate de documentos públicos su autenticación se hace con la sola verificación de los requisitos legales (Resolución 3869, Art. 19 lit. D)”
Para que un documento cobre fuerza probatoria legal debe provenir de una entidad pública con sello y firma, no en Excel sin procedencia, fuente u origen. Y en caso de documentos extranjeros, debidamente apostillados y traducidos.
Eso es una denuncia, que por respeto a la fuente debe abrir una investigación.
Investigar
Respecto a renuncias y aceptación que se atribuye a presuntos mencionados en esos documentos carentes de origen, el tema no es tan simple como decir ‘yo acepto o yo admito’, hay que investigar más profundamente, autenticar los documentos, verificar origen y contenido y ver si se trata de un ilícito y a quienes alcanza, porque podría tratarse de una bola de humo para dejar de ver a verdaderos implicados y cosas mayores. Todo se reduce a investigar.
Si el señor Dauhajre por ejemplo admite la recepción de recursos y los pretende justificar como honorarios, eso no se acepta así por así por su sola afirmación, porque podría estar escondiendo a un posible receptor sin justificación, aún cuando la suya sería muy cuestionable, pero también podría ser cierta, es decir, insisto, es asunto de investigar.
En lo relativo a las renuncias de personas en el área financiera del Estado, sostengo que por los protocolos de esas entidades, a la sola mención de uno de sus miembros en actos ilegales este estaría obligado a renunciar, sin que se entienda una admisión de los hechos a investigar. Basta con una mención imputacional simple.
En cuanto a lo dicho por el Magistrado Procurador General de la República de que son documento en Excel, y que en boca de este creó revuelo en algunos, quiero recordar que varias veces en su programa la periodista Ortega manifestó que se trataba de documentos en Excel, es su afirmación, mas cuando otro lo dice crea un inentendible escozor.
Pruebas
En nuestro derecho las reglas de autenticidad de pruebas y manejo de las mismas están en la resolución 3869 de la Suprema Corte de Justicia y en el Código Procesal Penal y en ninguno de ellos un documento como el referido entra a formar parte del cuerpo probatorio.
No son actas de las establecidas en el artículo 139 del referido código, ni hacen excepción de los documentos del artículos 312, no son documentos oficiales como manda el 19 de la resolución 3869, ni poseen testigos idóneos avaladores a través de los cuales puedan ser incorporados.
A menos que se corrobore todo, eso no sirve siguiera para una medida de coerción.
Y respecto de la pregunta hipotética de ¿Si lo que dijo Alicia ya lo sabía el Procurador? Supones que ya lo sabía. Y si lo hubiera sabido no serían ‘nuevas’ revelaciones, sino viejas y ocultas.
Y no son ocultas porque ninguna de las naciones que se mencionan en dicho informe las conocían, ni tampoco la de supuesto origen, Brasil.
Documentos
Y por demás en manos de todo ciudadano interesado, de cualquier autoridad, de los acusados del caso Odebrecht y de sus abogados a través de la acusación, están todos los documentos de Odrebrecht entregados por el Ministerio Público de Brasil, en donde no solo no figura nada del contenido de esos documentos en Excel, sino que los delatores afirman de forma categórica que no hubo sobornos en la licitación de Punta Catalina, dejando en las mismas declaraciones la posibilidad de que los pudo haber en el financiamiento de la obra, a causa de lo cual el Procurador General de la República sometió a la justicia varias personas sin lograr posteriormente colectar pruebas en ese sentido”.
Ahí acabó nuestra discusión grupal, pero sé que apenas inicia la otra. Pues como en el pasado, pero hoy con más conciencias claras para resistir, nos quieren montar en una ola populista, sólo que esta vez en gran parte está financiada y aupada por los mismos cómplices de Odebrecht, y sus sobornados, cuyo único escollo entre ellos y su absoluta libertad y la impunidad es la persona de quien piden su remoción del cargo.