Soriano invadió otra división para poder competir en Lima 2019

Judo


Cuando Estefanía Soriano arribó a Lima, Perú, sus probabilidades de éxito eras escasas.
Muy a pesar de un talento que enseñó por primera vez en 2018 durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia, Soriano aterrizaba en Lima enfocada en la búsqueda de una medalla, pero con factores en su contra.

Finalmente, su capacidad y arrojo como atleta la condujeron a otro nivel. A un nivel de campeona en su debut en unos Juegos Panamericanos.

Gilberto García, presidente de la Federación Dominicana de Judo, reveló que la atleta nativa de Bayaguana no estaba llamada a asistir a los Panamericanos de Lima 2019.
La razón, la categoría en que compite la atleta no forma parte del programa del judo de los Juegos Panamericanos.

Eso obligó a los entrenadores de la selección, Wilkin Ogando y Manuel Ramírez, a consultar con la Federación de Judo la posibilidad de subirla de peso, “para aprovechar su talento y ver que podía pasar en Lima”.

“Ella no solo no estaba para oro. Más bien, para nada, porque no estaba en los planes para competir en Lima, pero nos la jugamos llevándola a competir cuatro kilos por encima por encima de su peso oficial, que es demasiado para cualquier atleta de cualquier deporte”, confesó García.
Soriano es una atleta original de los 44 kilogramos, pero en Lima compitió en los 48 y ganó la medalla de oro.

Se coronó en una división y competencia lidarada por medallistas olímpicas o mundiales, como la argentina Paula Pareto, quien posee la doble condición pero como medallista de oro, y la cubana Vanessa Godines, la víctima de Estefanía en la final.

“Vine a Lima en busca de algo grande o lo he conseguido. La inspiración principal que tengo para luchar día a día es mi hijo”, declaró la atleta una vez ganó la medalla de oro venciendo a Godines por Wazza-ari.
Estefanía, hija de Julio César Natera Ortiz y Mireya Soriano, tiene un niño, Javier Enzzo Soriano, de dos años y diez meses de edad.

Sostuvo que además de luchar por la Patria y por su federación, Enzzo es mayor inspiración y es la persona por la que batalla día a día.
Grandes atletas

La joven proviene de un municipio, Bayaguana o provincia (Monte Plata), que ha producido la mayoría de los atletas que han dado a la República Dominicana las principales medallas en algo más de una década.

Para muestra un botón, Bayaguana ha aportado un medallista olímpico (plata en Londres 2012) y un campeón en Juegos Panamericanos (Toronto 2015) como Luguelín Santos, en 400 metros con vallas; Lusito Pie, bronce en las Olimpíadas de Rio 2016 (Brasil), mientras que Gabriel Mercedes, oriundo del municipio cabecera (Monte Plata), también obtuvo presea de plata en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, China.

Ahora, agrege a Estefanía Soriano como campeona de judo en unos Juegos Panamericanos.

UN APUNTE

Mucha diferencia

Cuatro kilos de más  entre una categoría y otra equivale a nueve libras de diferencia, pero para poder asistir a los Panamericanos, Soriano, confiada en su enorme talento, hizo el ajuste del peso y al final ganó el oro venciendo a la cubana Vanessa Godines, 1-0.