Teatro de Agua y Luz nido de prostitutas y delincuentes



El Teatro de Agua y Luz, patrimonio arquitectónico de República Dominicana, construido hace 60 años durante la tiranía de Rafael Leónidas Trujillo Molina, es hoy un muladar controlado por prostitutas, indigentes y transportistas.

Esta joya de la arquitectura española, fruto de la mente fecunda del arquitecto barcelonés Carlos Buigas, es hoy una ruina de 12 millones 500 mil dólares, que funciona como parqueo público y cementerio de chatarras de autobuses del transporte público.

Depredadores urbanos que roban y venden todo tipo de metales, sustrajeron más de tres mil 500 bombillas del establecimiento, cuatro motores de 200 caballos de fuerza, dos de 10 y dos extractores de aire de cinco caballos de fuerza cada uno.

Robaron además, todo el cableado del sistema de electricidad del establecimientos, todas las ventanas, puertas y hasta los mosaicos de los tres niveles que tiene la edificación.

La obra

El teatro de Agua y Luz es un centro de diversiones diseñado por el arquitecto español Carlos Buigas, a solicitud del generalísimo Rafael Leónidas Trujillo Molina, que quería la obra como parte de las edificaciones de la llamada Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre, inaugurada el 20 de diciembre de 1955.

El tirano había observado en Barcelona una fuente de agua construida por Buigas, y quería en el país una obra similar, pero de mayor tamaño.

El teatro costó dos millones de pesos dominicanos y fue dejado en servicio con el espectáculo del Lido de París, una impresionante revista musical, extremadamente cara, que incluía una cena de tres platos distintos, preparados por un famoso chef francés, y media botella de champán.

El establecimiento es un edificio de tres niveles que disponía en el primer piso del teatro de agua, luces y sonidos, una pista de baile, y en el segundo nivel de un lujoso comedor restaurant con vista panorámica al mar, y un lujoso casino.

Entre el primer nivel y el segundo nivel tenía una mesanina, y en la tercera planta el Music Palace, un amplio y moderno centro de diversiones con dos pistas de baile, donde habitualmente tocaban la orquesta Presidente Trujillo y la Súper Orquesta San José.

Para operar adecuadamente el establecimiento disponía de un depósito de agua de 2,800,000 mil galones, que eran suministrados por el acueducto de Santo Domingo a través de una tubería de cuatro pulgadas de diámetro.

El espectáculo de agua, luces y de colores era producido por 29 chorros de agua impulsados por cuatro motores de 200 caballos de fuerza, que hacían las cascadas y los juegos.

En el espectáculo eran usados además dos motores de 10 caballos de fuerza que mantenían la presión de las aguas y 500 bombillas de 500 vatios cada una, y tres mil bombillas más, de las cuales era mil eran azules, mil color ámbar y mil rojas.

También disponía de seis mixers, o mezcladores de colores capaces de producir 200 tonalidades de distintas con las cuales se daba variedad al espectáculo que duraba 29 minutos.

Las cascadas, los juegos y todo el espectáculo era dirigido desde un telecomando operado a control remoto, el cual fue robado por desconocidos.

Para instalar el sistema de sonido del Teatro de Agua y Luz, el arquitecto Buigas, solicitó un estudio a la empresa holandesa Philips, con el objetivo de lograr el mejor sonido para el espectáculo.

Debido a las recomendaciones de los técnicos de esa empresa, hasta las ventanas fueron diseñadas de manera tal que no distorsionaran el sonido.

El arquitecto Buigas igualmente hizo un estudio para que en los alrededores del establecimiento no fuera edificado ningún edificio con luces.

Las oficinas de la Dirección General de Migración y de Pasaportes, en el área aledaña al Teatro de Agua y Luz, dañaron considerablemente el entorno del establecimiento en forma irremediable.

Espectáculos

En el Teatro de Agua y Luz se presentaron grandes artistas con sus espectáculos y destacadas compañías como los ballets culturales de Washington, Ucrania, Mazatlán, México; y Cuba.

Sirvió además para la filmación de grandes producciones cinematográficas como El Padrino, protagonizada por los célebres actores Marlon Brandon y Al Pacino.

Otras películas algunas de cuyas secuencias fueron filmadas en el establecimientos son Motín a Bordo, Noa Noa, El Dios Negro, Enrique Blanco y La Diosa del Caribe.

En sus espacios actuaron famosos cantantes como Frank Sinatra, Charles Aznavour, Sandro de América, Raphael de España, y el padre del Rock and Roll, Bill Haley y sus Cometas.

Una de las más espectaculares actividades realizada en el Teatro de Agua y Luz, fue la reunión de la Internacional Socialista en el año de 1982, en la que participaron líderes mundiales de la talla de Willy Brandt, de Alemania; Olof Palme, de Suecia; Mario Soares, de Portugal; Bettino Craxi, de Italia y Felipe González, de España.

Otros asistentes fueron Francois Miterrand, de Francia; Carlos Andrés Pérez, de Venezuela; Luis Ayala, de Chile; Raúl Alfonsin, de La Argentina y Rubén Berríos de Puerto Rico.

Ese encuentro de la Internacional Socialista fue dirigida por el doctor José Francisco Peña Gómez y el licenciado Hatuey De Camps.

Hoy al Teatro de Agua y Luz no puede entrar ninguna persona decente, debido a que es controlado por numerosas prostitutas y varios desconocidos que ejercen control sobre ellas.

Delincuentes que operan en la zona llevan a sus víctimas por la fuerza al establecimiento donde las despojan de sus pertenencias incluyendo sus ropas.

¿Qué pasará con el Teatro de Agua y Luz? Nadie lo sabe.

UN APUNTE

Terminal de guaguas

El área de estacionamiento del Teatro de Agua y Luz ha sido convertida en una gran terminal de autobuses de nueve rutas de guaguas. Del lugar parten los autobuses de Caribe Tours, la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses, de la ruta 36 de Guarícanos, de las rutas 2-E y 59 de Sabana Perdida y 16-B, de Villa Mella, y 16-B de Villa Faro.

También parten y llegan al lugar los autobuses de las rutas 40 y 16-C de Los Mina, y de la ruta 8 Tiradentes Cristo Rey.
En el parqueo del Teatro de Agua y Luz se estacionan de día los automóviles y vehículos de los empleados de las direcciones generales de Migración y Pasaportes y de otras instituciones que tienen sus oficinas en el Centro de Los Héroes, como el cabildo.