“Guerrillero heroico”, la foto más difundida en todos los tiempos



Aunque la emblemática fotografía del Che, posiblemente junto a la ilustración del Corazón de Jesús, sea la imagen más difundida, reproducida y conocida a nivel mundial,  muy pocas personas saben en realidad su nombre, quién, cómo, cuándo, dónde y con qué equipo se hizo.

  Bautizada por su autor como “Guerrillero Heroico”, esta famosa foto de Ernesto (Che) Guevara, en la que aparece su rostro con una boina negra, adornada con una estrella en el centro, su melena negra y abundante, una menuda barba con bigote y sus ojos mirando a lo lejos, con una expresión triste, pero recia y rebelde.

 Esta fotografía fue capturada por Alberto Korda mientras cubría como fotoperiodista para el periódico La Revolución, de Cuba, los funerales de las víctimas del barco La Coubre, de matrícula francesa  que fue objeto de un sabotaje en el puerto de La Habana el 4 de marzo de 1960, cuando transportaba armas y municiones.  Esta imagen fue tomada un día después del atentado, el Che tenía 31 años y  era ministro de Industria en Cuba.

 Según Korda, el guerrillero estaba a unos ocho o diez metros de la tribuna en donde hablaba Fidel Castro, él (Korda) estaba equipado con una cámara Leica M2 provista de una lente semi-telefoto y una película Kodak Plus-X Pan.

“El Che se había mantenido en un segundo plano, cuando me percato que él se acerca a la baranda, donde estaban Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir a mirar el río de gente. Lo tengo en el objetivo, tiro uno y luego otro negativo, y en ese momento el Che se retira. Todo ocurrió en medio minuto”, dijo el fotógrafo luego, en una entrevista.

Cuando llega al periódico y revela el negativo, Korda sabe que es una buena foto del Che, pero el periódico no la publica entonces. Deberían pasar siete largos años, después de que el líder revolucionario fuera capturado y muerto en Bolivia, para que esta imagen comenzara a hacerse famosa.

Pero la  imagen final, que ahora conocemos y es tan popular, no fue así originalmente ya que esta fue editada en una ampliadora por su autor. La silueta de un hombre desconocido y una palmera que también aparecen, fueron retiradas de la composición captada.

Luego  colgó la foto en su pared durante muchos años sin imaginarse que después de la muerte del Che, esta fotografía se convertiría en el símbolo máximo de la revolución marxista y de todo movimiento revolucionario organizado por el pueblo.

La popularidad de esta foto comienza  cuando el editor italiano Giangiacomo Feltrinelli se hizo con los derechos para publicar el Diario del Che en Bolivia e imprimió la imagen en un gran póster en octubre de 1967. Feltrinelli había conseguido de Korda fotografías del Che unos meses antes de su muerte.

Pero la versión más famosa y difundida es la imagen basada en la foto de Korda realizada en alto contraste por el artista irlandés Jim Fitzpatrick. Este diseño tenía dos variantes principales: una en blanco y negro y otra en blanco y negro con fondo rojo.

Posteriormente, el Instituto de Arte de Maryland en Estados Unidos la denominó “La más famosa fotografía e icono gráfico del mundo en el siglo XX”. Es considerada como uno de los diez mejores retratos fotográficos de todos los tiempos y una de las  imágenes más reproducidas en la historia, apareciendo en carteles, camisetas, obras de arte y un etcétera bastante amplio.

A pesar de su fama, Korda nunca exigió  pago alguno por dicha fotografía, nunca  se opuso a su propagación, pero siempre estuvo en contra de la explotación de la imagen del Che para cualquier propósito que degradara la reputación del héroe.

Tampoco nunca reclamo derechos de autor, debido a que compartía los ideales de Guevara. Sin embargo, a finales de los ‘90 reclamó una vez sus derechos para evitar que la imagen fuese usada en un anuncio de vodka.

Alberto Díaz Gutiérrez

 mejor conocido  como Alberto Korda, es un fotógrafo nacido en La Habana, Cuba, en 1928 y murió en el 2001. Al triunfo de la revolución trabajaba  en el periódico Revolución y acompañó a Fidel Castro en 1959 en su viaje a Nueva York. En 1960 realizó el retrato El Guerrillero Heroico (Ernesto “Che” Guevara), considerado por los críticos como uno de los diez mejores retratos fotográficos de todas las épocas y la foto más reproducida de la historia de la fotografía mundial.