¿Qué Pasa?

Ashley Judd asegura que casi perdió la pierna en el accidente

Ashley Judd asegura que casi perdió la pierna en el accidente

Ashley Judd estuvo muy cerca de perder la pierna después de la terrible caída en la República Democrática del Congo. La actriz afirmó que su extremidad “no tenía pulso” después del accidente.

La artista ha estado compartiendo detalles de la pesadilla que vivió en tierras extranjeras en las redes sociales durante los últimos días, luego de romperse la pierna “en cuatro lugares” mientras caminaba por una selva tropical en el Congo.

Judd expresó previamente su gratitud a sus “hermanos y hermanas congoleños” que acudieron en su ayuda después de su caída, y cuyo pensamiento rápido le salvó la pierna durante la terrible experiencia de 55 horas.

Ahora, la actriz ha revelado cuán grave era su situación, ya que los expertos médicos en Sudáfrica tuvieron la tarea de reparar el daño lo suficiente como para permitirle volar de regreso a Estados Unidos para someterse a más cirugías.

“Quiero dar mi más profundo y vulnerable agradecimiento al Sunninghill Hospital en Johannesburgo, Sudáfrica, por tomar decisiones en una fracción de segundo a mi llegada”, escribió Judd en una nueva publicación en Instagram. “Llegué a DCR en muy mal estado y mi pierna no tenía pulso. Necesitaba desesperadamente una transfusión de sangre.”, recuerda.

“Sunninghill es de clase mundial y una maravilla. Gracias a mi cirujano de trauma, anestesiólogo, jefe de enfermería, administración del hospital, a todos”, reconoció.

La artista ha estado compartiendo detalles de la pesadilla que vivió en tierras extranjeras en las redes sociales durante los últimos días, luego de romperse la pierna “en cuatro lugares” mientras caminaba por una selva tropical en el Congo.

Judd expresó previamente su gratitud a sus “hermanos y hermanas congoleños” que acudieron en su ayuda después de su caída, y cuyo pensamiento rápido le salvó la pierna durante la terrible experiencia de 55 horas.

Ahora, la actriz ha revelado cuán grave era su situación, ya que los expertos médicos en Sudáfrica tuvieron la tarea de reparar el daño lo suficiente como para permitirle volar de regreso a Estados Unidos para someterse a más cirugías.

“Quiero dar mi más profundo y vulnerable agradecimiento al Sunninghill Hospital en Johannesburgo, Sudáfrica, por tomar decisiones en una fracción de segundo a mi llegada”, escribió Judd en una nueva publicación en Instagram. “Llegué a DCR en muy mal estado y mi pierna no tenía pulso. Necesitaba desesperadamente una transfusión de sangre.”, recuerda.

“Sunninghill es de clase mundial y una maravilla. Gracias a mi cirujano de trauma, anestesiólogo, jefe de enfermería, administración del hospital, a todos”, reconoció.

El Nacional