Cartas de los lectores



Un PRI que renace

Señor director:
Por iniciativa propia, aún siendo menor de edad, tomé la decisión de ingresar formalmente al Partido Revolucionario Independiente (PRI), para apoyar y colaborar con algunas iniciativas sociales que, desde el municipio Santo Domingo Norte, emprendía.

Asumí el cargo de vicepresidenta de la juventud de Santo Domingo Norte. En el 2015 presenté al Comité Político del partido un proyecto cargado de sueños y expectativas, llamado “Liderazgo Juvenil” con el lema “Nosotros también tenemos Voz”.

Fui juramentada el 31 de enero del año 2016 presidenta Nacional de la Juventud del PRI junto a un grupo de jóvenes llenos de sueños, deseos de que nuestra voz sea escuchada.

Encontramos un partido con una gama de oportunidades incalculables, donde nos dieron la oportunidad de aprender y desarrollar ideas a nivel político, académico, humano y social de la mano de nuestro presidente del partido, doctor Trajano Santana, un impulsador, mentor y líder de esta propuesta políticas innovadora y creativa que busca contribuir con el desarrollo de nuestro país.

Si nos detenemos a estudiar la historia del PRI, desde su nacimiento el 26 de enero de 1990 hasta la fecha, observamos que éste ha hecho múltiples aportes al desarrollo nacional, tanto a través de las funciones públicas que han ocupado sus dirigentes, como de iniciativas en el Congreso Nacional, que han contribuido al fortalecimiento de la institucionalidad y la democracia dominicana.

En la actualidad, el PRI mantiene una política de abiertas sus puertas a los jóvenes, las mujeres, los profesionales, los trabajadores, los dirigentes comunitarios y otros sectores de la sociedad dominicana con aspiraciones de crecer, aprender y emprender nuevos horizontes dentro de esta plataforma política.

Se trata de una gran oportunidad para que las personas de bien, que quieren mejorías para la gente, alcancen posiciones en el Congreso Nacional y los ayuntamientos y, desde ahí, luchen por esas conquistas sociales que tanto anhelan.

Creemos en un PRI que renace, porque no pone limitaciones, porque es un dador de oportunidades, porque es una esperanza de renovación, que renace de las cenizas, como el ave fénix, y vuela alto, pero esta vez con alas fuertes y firmes.
Atentamente,

Hectarelis Cabral Guerrero Presidenta de la Juventud del PRI