Actualidad

Cirugía estética se pone de moda en Santiago

Cirugía estética se pone de moda en Santiago

SANTIAGO.-   Las cirugías plásticas que  años atrás eran una necesidad para reconstruir algunas áreas afectadas del cuerpo, se han puesto de moda como un asunto de estética, lo que ha generado cierta preocupación entre algunos padres de esta ciudad que temen que la situación influya en el modo de pensar de las nuevas generaciones y que se dejen envolver por esta moda que por cierto ya ha empezado a hacer sus estragos.

Y es que bien podría considerarse como el reductor de la calidad de vida de quienes buscando belleza optan por entrar a la sala de cirugía y salir con el peso reducido, algunas sólo han podido disfrutar de tal belleza unas pocas horas pues hay quienes han muerto en pleno proceso de recuperación.

Las cirugías plásticas tienen su historia con el trasplante de tejidos que eran practicados por los egipcios en el año 3500 a.c, específicamente de la nariz y las orejas que eran mutilados a los prisioneros de guerra, adúlteros y delincuentes y se utilizaba este método para reparar la pérdida con algunas modificaciones o los injertos como eran conocidos en la India.

Sin embargo, hoy en día, se trata de una moda que ha invadido al sexo femenino en especial a las jovencitas y que en algunos casos se ha convertido hasta en una adicción para quienes en buen dominicano “le toman el gustico” a las cirugías y entran a la sala una que otra vez sin medir consecuencias y tratando supuestamente de “sentirse bien y ser felices”.

Sin embargo, son los mismos especialistas, los cirujanos plásticos, quienes ratifican que el proceso es riesgoso, “como todas las intervenciones quirúrgicas” y que dentro de sus complicaciones se encuentran los rechazos de implantes, sensibilidad en la zona operada o alrededor de la misma, decoloración de la piel, necrosis de tejidos, asimetría, infección o mala cicatrización y reacciones alérgicas y en algunos casos puede llegar a provocar la muerte  súbita.

Estas informaciones fueron ofrecidas  por cirujanos plásticos quienes indicaron que antes del proceso, el paciente lee los riesgos de la cirugía y hasta firman un contrato descargando al especialista de toda responsabilidad.

Y es que como bien dicen por ahí, “cuando al dominicano se le entra algo no hay quien le haga cambiar de opinión”, esta frase fue confirmada por los familiares de una joven a quien no le faltó consejo para que no se practicara la cirugía, “hasta le dijimos, te puedes morir, pero ella prefería morirse que hacernos caso” indicaron sus familiares y aunque gracias a Dios en este caso, la paciente corrió con suerte, “no a todos les pasa lo mismo”. Recordaron  una joven amiga que viajó sin consentimiento de sus padres, desde el exterior para hacerse la cirugía y que murió en el proceso de recuperación.

El Nacional

Es la voz de los que no tienen voz y representa los intereses de aquellos que aportan y trabajan por edificar una gran nación