Cójanlo

Cocaína en abundancia

Cocaína en abundancia

Por cada cargamento de cocaína que confisquen las autoridades surge la misma inquietud sobre la utilización del territorio, pese a los golpes y los dispositivos de seguridad, para introducir la sustancia. Los más de 1,670 kilos que según la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) se han confiscado en lo que va de mes es para que suene la alarma sobre la persistencia del narcotráfico en desafiar la persecución y los controles nacionales.

Es impensable que el narco se aventure con la introducción de grandes cargamentos, como los 447 kilos que acaban de ser confiscados en el puerto multimodal Caucedo. Lo más lógico es que cuente con algún tipo de contacto en las alturas, civil y militar, para realizar sus operaciones en el país.

No se puede pensar tampoco en el carácter suicida de una operación que implica grandes gastos y grandes riesgos. Es tiempo de que las autoridades revisen la estructura creada para perseguir el narcotráfico, porque llama mucho la atención la profusión de cocaína y otras sustancias no obstante los frecuentes decomisos. Sin descartarse que los cargamentos decomisados sean mera carnada.

El Nacional