Cójanlo



Barril de pólvora

La atmósfera está tan caldeada en Haití, que ni el proceso que se anunció contra los implicados en el fraude con los fondos de Petrocaribe la ha enfriado. Para más perturbación, en las últimas horas se ha tensado más con las protestas contra la galopante inflación, que en los últimos dos años ha superado el 15%.

La población ha comenzado a pedir la cabeza del presidente Jovenel Moïse a quien responsabilizan tanto de la carestía del costo de la vida como del hecho de que no se haya enjuiciado a los beneficiados del desvío de más de dos mil millones de dólares de los recursos facilitados a través de Petrocaribe para la construcción de obras.

Es tanta la indignación que los haitianos que tomaron las calles convirtieron en una sola voz la consigna de que Moïse deje el poder.

“Hace dos años que Jovenel prometió llenar nuestros platos, yo no como mentiras”, expresó un manifestante, quien calificó al mandatario como un fanfarrón.

Para justificar la demanda de que el gobernante debe dejar el poder otra manifestante señaló que en Haití se carece de electricidad, seguridad y de alimentos básicos a causa de la crisis económica. Haití es un barril de pólvora cuya explosión debe evitarse.