Cójanlo



Pollo en alza

Nada mejor que una escasez y carestía de la carne de pollo como secuela de la sequía que ha diezmado la producción para justificar la importación del popular alimento.

El presidente de la Asociación de Productores de Pollos de la Región Norte, José López, podrá tener razón en ver la importación como alternativa para conjurar la crisis, pero la decisión no puede ser unilateral.

Los demás avicultores y las autoridades tienen que participar en cualquier medida que se adopte para contener el alza de 5 y 10 pesos en la libra del alimento.

Es verdad que se tiene que defender al consumidor, que sufre la escasez y el alto precio, pero de ninguna manera a costa de inundar el mercado en perjuicio de los propios avicultores. Nadie es ajeno a los intereses que giran en torno al negocio de las importaciones de alimentos.

El pollo, por razones que van desde el rendimiento hasta su precio, es la carne más popular en la mesa de la familia dominicana, por lo que la crisis que se ha denunciado tiene que resolverse cuanto antes.

Pero la solución, además de contar con la intervención de las autoridades, no puede ser en perjuicio de ningún sector.