Cójanlo

ff


Crédito en juego.- 

El caso del exfutbolista argentino que murió tras una supuesta golpiza de agentes policiales constituye un desafío para las autoridades.

Con la imagen del país en juego, sobre la muerte de José Manuel Moreiras, de 43 años, tiene que aflorar toda la verdad.

Más todavía después del conflicto entre los familiares y las autoridades judiciales dominicanas sobre la muerte en un hotel de Bayahíbe, de Melina Caputo, una joven de 17 años que vacacionaba en el país con sus familiares.

Hasta que la autopsia lo confirmó se había negado que la adolescente murió al hacer contacto con un cable eléctrico.

Según versiones, la novia del exfutbolista declaró que este fue trasladado en muy mal estado a un hospital después de los golpes que recibió de agentes de la Policía.

Pero el cuerpo del orden ya aclaró que solo controló, esposó y condujo a un centro médico al exdeportista tras recibir una llamada del hotel en que se alojaba en La Romana por los daños que causaba a las instalaciones.

Moreiras, según la Policía, convulsionaba cuando llegaron los agentes.

Las contradicciones demandan que el suceso sea aclarado sin la menor pizca de duda y en el menor tiempo posible.