Articulistas Opinión

Crónica del presente

Crónica del presente

Euclides Gutiérrez Félix

¡Abril siempre!

(IV)
La intervención militar del gobierno de los Estados Unidos de América, en territorio de la República Dominicana, fue respondida por nuestro pueblo con la valentía, firmeza y experiencia militar que había aprendido en varios siglos de su historia desde la insurrección de Enriquillo, Génesis del pueblo dominicano, y el enfrentamiento con soldados españoles, ejércitos ingleses, aventureros franceses, soldados franceses, de las tropas de Napoleón Bonaparte en la batalla de Palo Hincado y posteriormente, 20 años con ejércitos haitianos y a partir de 1863, cuando la anexión a España impuesta por el traidor de Pedro Santana, capítulos de la historia del pueblo dominicano, que desconocían no solamente el Presidente Lyndon Johnson, sino la mayoría de sus asesores civiles y militares.

La basura internacional que lleva el nombre de Organización de Estados Americanos, (OEA), legalizó supuestamente esa intervención apoyada por los gobiernos reaccionarios y lacayos de los Estados Unidos, al que se sumó el voto traidor de José Antonio Bonilla Atiles, que no representaba ningún gobierno en esa institución internacional, de tan ingratos recuerdos para los dominicanos.

Era tan grande la indignación y rechazo de innumerables gobiernos del mundo, que además del gobierno cubano encabezado por Fidel Castro Ruz, vino a sumarse a esa posición, el gobierno de Francia presidido por el General Charles de Gaulle, llamado por Juan Bosch ¨El último gran héroe vivo de la Segunda Guerra Mundial¨, quien saludó el valor del pueblo dominicano y declaró la necesidad de que Francia reconociera al gobierno que se instaló, presidido por Francisco Caamaño Deñó, Presidente del Gobierno de la República Dominicano en Armas.

Dirigentes populares como Eliseo Andújar (Barahona), Jaime Cruz, Federico Orsini, Arturo Pujols, Evelio Hernández, y otros combatientes, acompañados de una legión de militantes revolucionarios, muchos de los cuales perdieron la vida en ese episodio inmortal, como Juan Miguel Román, Euclides Morillo, Ramón Mejía (Pichirilo), Sostenes Peña Jaquez, Ruddy Díaz Moreno, Rodrigo Lozada, Arsenio Ortiz, Sebastián Gómez, José Guillén, Oscar Santana y hombres del pueblo así como Carlos Gómez, joven activista del Movimiento Constitucionalista de 22 años de edad, ex teniente de la policía, que fue el primer muerto de esa Epopeya Inmortal. En el escenario de la guerra del lado del sector Patriótico Constitucionalista, motorizado por principios, concesiones ideológicas y bajo el estímulo de la fuerza de la razón, ofrendaron sus vidas mujeres como Yolanda Guzmán y dirigentes como Pata Blanca, líder sindical.

Abril de 1965 y sus consecuencias dramáticas, heroicas, dolorosas, es un capítulo de nuestra historia que conmovió América y al resto del mundo, que honra al pueblo dominicano, por la demostración de valor y sacrificio de los que participaron en el que inicialmente fue un enfrentamiento fraticida y después una Guerra de Honor, dignidad y soberanía, contra un ejército invasor de la nación más rica y poderosa del mundo.

Ese capítulo nos llena de orgullo y de satisfacción a quienes se benefician hoy, ahora, de un régimen democrático imperfecto, muy imperfeto, que nos permite vivir con relativo respeto y tolerancia. Sigue…

Euclides Gutiérrez Félix

Euclides Gutiérrez Félix