Editorial Opinión

Desenfreno policial

Desenfreno policial

La sociedad dominicana vuelve a consternarse por la muerte del joven David de los Santos, otro homicidio atribuido a golpizas y torturas perpetradas por agentes de la Policía Nacional, a quienes se les imputan los decesos en menos de un mes de otras dos personas detenidas en recintos policiales.

De los Santos, de 24 años, fue arrestado el miércoles en una plaza comercial y llevado al destacamento del ensanche Naco, desde donde al otro día fue trasladado al hospital Moscoso Puello “inconsciente, deshidratado, hinchado, con golpes y moretones por todas partes”.

Ante su estado de gravedad, familiares llevaron al joven al hospital Darío Contreras donde falleció a causa de “un trauma craneoencefálico severo”, lo que evidencia que fue golpeado salvajemente.

La primera versión policial atribuye el deceso de David a que en “un arranque de locura”, él mismo se produjo los golpes y fracturas que le causaron la muerte, pero después ese falaz argumento fue cambiado por el de que habría sido golpeado por otros reclusos.

Desde hace casi un año, cuando una patrulla de la Policía asesinó a mansalva en Villa Altagracia a una pareja de esposos que viajaba en su vehículo de retorno a la capital, esa institución ha sido constante piedra de escándalo en términos de represión y crímenes extrajudiciales.

Los casos más recientes refieren el de José Gregorio Custodio, de 38 años, detenido en el destacamento de San José de Ocoa, quien falleció el 17 de abril por las heridas y golpes inferidos por policías, así como el deceso de Richard Báez, de 30 años, en Santiago, a causa de una golpiza propinada por agentes del orden.

No debe olvidarse el atropello físico perpetrado por oficiales y agentes policiales contra el Defensor del Pueblo y periodistas que acudieron a las instalaciones del canódromo para verificar denuncias sobre irregularidades en el decomiso y almacenaje de miles de vehículos, pero los agentes expulsaron por la fuerza a periodistas, a quienes despojaron de sus cámaras y vídeo cámaras.

Ha llegado el momento de frenar este desenfreno policial, que ha sido denunciado en un informe divulgado al mundo por Estados Unidos, y que ante la muerte de David de los Santos, el presidente Luis Abinader ha expresado consternación. Una sociedad indignada y consternada clama por justicia.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos