Editorial

Día de Reyes

Día de Reyes

Se recuerda con nostalgia aquellos tiempos cuando los niños aguardaban con denodada emoción la llegada nunca comprobada de Gaspar, Melchor y Baltazar, los Reyes Magos, cargados de juguetes y regalos, lo que debía ocurrir en una gran parte del territorio dominicano  un día como el de hoy.

 La influencia de esos monarcas, los mismos que recorrieron a caballo grandes distancias hasta el pesebre en Belén donde había nacido el redentor del mundo,   ha quedado muy disminuida, al influjo de un eficiente mercadeo de la figura de Santa Claus o Papá Noel.

Las jugueterías dominicanas tuvieron sus mejores ventas durante el periodo de Navidad, porque hace tiempo que la figura del anciano de espesas barbas blancas y abrigo rojo vino en su trineo desde el mundo anglosajón con la encomienda de desalojar a los Reyes Magos de un acervo cultural heredado de España.

La historia de Papá Noel o Santa  tuvo un origen terrenal  en la emblemática figura del obispo Nicolás de Mirra o de Bari, el prelado que vivió en el siglo IV  distribuyó bienes entre los pobres de su obispado en la región que hoy ocupa Turquía, filantropía por la cual  se le conoció como San Nicolás.

Nicolás de Bari no tiene responsabilidad en la trama para desalojar a los Reyes Magos de las tradiciones dominicanas, porque esa afrenta cultural se atribuye a ejecutivos de una marca de gaseosa  que  en 1931 encomendaron a una agencia de publicidad trastocar las barbas y sotana del bondadoso obispo por la que hoy luce  el personaje ficticio de Santa.

La cultura  y tradiciones   perduran a través de los siglos porque representan el conjunto de manifestaciones artísticas, folclóricas, religiosas, literarias, o de la lingüística que una generación hereda de la anterior con el compromiso de defender  su esencia, aunque   todas las manifestaciones culturales de un pueblo experimentan alteraciones por su  interacción con otras culturas.

Sin hacer caso a los términos “Aldea Global”, “Universo Paralelo” o “Era Espacial”, hoy, Día de los Santos Reyes, es ocasión propicia para que  la sociedad dominicana asuma  conciencia sobre la necesidad de promover y defender sus tradiciones, porque el avasallamiento cultural se equipara con un genocidio espiritual.

Los votos son para que en esta  emblemática  efeméride la familia dominicana abra sus puertas de par en par a los Reyes Magos, que los niños disfruten de su bonhomía, sin abochornar al personaje creado con fines mercantiles.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos