Editorial: Como misa de salud

16_Opinión_08_1,p01


El simulacro nacional que realiza este domingo la Junta Central Electoral (JCE) para verificar la funcionabilidad de los equipos del voto automatizado que se utilizará en las primarias del 6 de octubre, constituye un gran esfuerzo destinado a garantizar el derecho al sufragio, así como al fortalecimiento de la democracia política.

Ese ensayo que se desarrolla hasta las 4:00 de la tarde en 3,890 recintos electorales participarán casi 89 mil personas, aunque tan importante iniciativa debería contar con el concurso de toda la sociedad por tratarse literalmente de una misa de salud.

En las primarias a celebrarse dentro de un mes solo participarán los partidos de la Liberación Dominicana (PLD), en la modalidad abierta, y el Revolucionario Moderno (PRM), con la participación de los inscritos en su padrón electoral, clara señal de que la partidocracia todavía teme ejercer o promover la democracia a plenitud.

La prueba que realiza hoy la JCE determinará el nivel de eficiencia de los equipos que sustentan el voto automatizado o electrónico y servirá para que la ciudadanía se familiarice con esa novedosa modalidad del sufragio, que en el pasado no tuvo el éxito deseado.

Los votos son para que en el simulacro de hoy todo salga a pedir de boca y que la JCE pueda anunciar al país que los equipos de referencia cumplieron su cometido y estarían disponibles para ser usados en la jornada de primarias abiertas y cerradas del 6 de octubre.