Opinión

El sentido común

El sentido común

El sentido común, actuando siempre como nuestro mejor aliado, nos manda a que seamos cautelosos este año. Acontece que los seres humanos somos poseedores de la capacidad natural de razonar con suma prudencia. Actuamos de ese modo para evitar tomar caminos equivocados que nos conduzcan hacia sendas peligrosas.

Nosotros, luego de meditar y analizar, determinamos qué cosa es conveniente para nuestra familia o para nuestra sociedad.

Lo correcto sería que las organizaciones políticas, los empresarios y comerciantes, los religiosos, sindicalistas, juntas de vecinos y, por supuesto, los grupos populares,  primero reflexionaran y luego analizaran antes de actuar.

Sí, que presentaran propuestas antes que protestas. Y que entre todos asumieran nuestras responsabilidades y se convirtieran en agentes protectores de nuestra sociedad ante las posibles amenazas que pudiesen llegar desde el exterior.

El 2013 será un año difícil para todos los gobiernos democráticos. No nos engañemos. O actuamos como dominicanos conscientes de la realidad circundante o nos comportamos como puros facilitadores del caos y la barbarie.

Lo ideal sería que todos aprendamos a mirar mucho más allá de la esquina más cercana. Así podríamos salirnos debajo de una patana o, por lo menos, esquivar cualquier fuerza bruta que aparezca en el camino.

De lo que se trata es de no dejarnos arrastrar, como si fuésemos huérfanos o ignorantes, por las personas amantes empedernidas  de las protestas violentas y desfasadas.

Lo que actualmente acontece de manera negativa en el mundo, no es juego de niños. Las grandes economías se tambalean como si fuesen enormes edificios de barro. Poderosas naciones como Estados Unidos, España y Francia, reciben los azotes indiscriminados de la crisis global que parece no tener fin.

Nosotros jamás seremos la excepción. Pertenecemos a este mundo, a América Latina, somos una pequeña isla del Caribe con montones de problemas que no se resolverán de la noche a la mañana.

 Por eso insisto en que el presidente Danilo Medina merece que todos le demos la oportunidad de demostrar (como lo ha venido haciendo en estos meses), que puede y sabe cómo hacerlo. Solidaridad, pues.

El Nacional

Es la voz de los que no tienen voz y representa los intereses de aquellos que aportan y trabajan por edificar una gran nación