Carta de los Lectores

Elecciones de Coopnama

Elecciones de Coopnama

El pasado viernes 5 de este mes tuvimos la oportunidad de presenciar el desarrollo asambleario del distrito cooperativo 1-60 de la cooperativa de los maestros en la escuela República de Honduras como sede. Igual que esta se celebraba en todo el país unas 302 asambleas de distritos cooperativos para elegir los delegados a una asamblea nacional que es estatutariamente la máxima autoridad de la cooperativa.

Por tanto, tiene facultad para tomar las grandes y pequeñas decisiones de esa entidad, sombrilla de unos 170 mil socios/as. Con ánimo enardecido, más de 170 concurrentes con sillas al hombro llenaron el salón multiusos de ese plantel, y guiados por una agenda y un protocolo parlamentario y de salud procedieron a elegir su delegado y a los que ocupaban los cargos que por mandato estatutario habían vencido.

Tras proponer y aprobar que la votación fuera por aclamación, la corriente José Francisco Peña Gómez aliada a la Fuerza del Pueblo, barrió con los votos a favor del oficialismo en todas las propuestas de cargos que allí se sometieron.

La corriente del PLD presente lucía en bajo perfil, salivando y tragando en seco, porque además de perder todos los puestos soportaba los reproches de otras corrientes que aun sienten nausea por la violencia y arrogancia con que actuaron desde el poder, y Ahora les pagaron en su misma moneda. Allí había socios/as de todas las edades y niveles educativos, destacándose el liderazgo de algunos como: Milca Saldaña, Gladys Vicioso, Martha Labour, Felipe Castro, Tony Contreras, Nurys Viloria y otros. Con buenas estrategias y las acumuladas ganas de ganar el delegado y sustituir a los peledeistas en los cargos vencidos, les dio el triunfo arrollador, muchos a muy pocos en el distrito 1-60 en la capital. Lo mismo ocurrió a nivel nacional donde la corriente del PRM se alzó con 276 delegados contra 18 del PLD, de 302 distritos cooperativos existentes.

Estos resultados fueron una sobredosis de la misma medicina que los peledeistas infectados de soberbia les dieron a las demás corrientes. Esta barrida fue decente, sin violencia y sin fraude. No hubo puñetazos ni camisas rotas, ni secuestro de urnas con los votos, ni robo de resultados gritaban algunos socios participantes. Los grupos que rivalizan por los triunfos de ADP y Coopnama debieran saber que lo ocurrido en la ADP fue coyuntural y sindicalmente correcto, pues la dirección de un sindicato debe recaer en la oposición del gobierno que este de turno. Sendos casos han dejado muy buenas lecciones de las que todos/as debieran aprender.

Por: Lic. Santiago Martínez

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos