¿Qué Pasa? Articulistas

Entre el cielo y la tierra: Alegría para los ancianos

Entre el cielo y la tierra: Alegría para los ancianos

Mary Leisy Hernandez

Quien siente más ganas de agradecer soy yo: verles sonreír fue un regalo para mí. Igual verles bailar, aunque algunos solo lo hicieron desde sus asientos.

Fue una tarde de alegría con los residentes del Hogar de ancianos de Cotuí, gracias a recursos adquiridos por la venta de mi libro “Primavera bajo cero grados”.

Cuando llegamos al hogar todos estaban elegantemente vestidos y con ese entusiasmo que tienen los niños cuando van a una fiesta de cumpleaños.

Vi a una viejita dar brinquitos, como los que daba yo de pequeña cuando me sentía muy feliz.

Mi corazón estaba movido, lleno de satisfacción.

Muchos cotuisanos compraron el libro y eso hizo posible que pudiera llevarles coronas, flores, collares, sombreros y otras indumentarias para que los viejitos se vistieran de fiesta. Igual, llevarles brindis, música y todo lo previsto para que la actividad fuera terapia para cuerpo y alma.

También te podría interesar: Entre el cielo y la tierra: El punto final

Nos acompañaron representantes del Club de Leones, entidad que gestiona el buen funcionamiento de este hogar de la Provincia Sánchez Ramírez.

Igual presentes algunos títeres e hicimos de titiriteros para conversar con los de mayor edad.

Nos acompañaron también dos terapeutas del Centro de rehabilitación, que pusieron a mover a los mayores con actividades lúdicas. Para completar, un artista local llevó sus canciones.

Comenzó con un animado popurrí cristiano y luego temas de ayer que fueron una delicia para que los agasajados degustaran de recuerdos en esta, su nueva juventud.

Igualmente para que esa tarde le quede marcada de alguna manera en su memoria, hasta que de nuevo podamos propiciar otra linda actividad para su buena salud emocional.

Por. Mary Leisy Hernandez

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos