ESTO PIENSO, ESTO CREO



Tanto da la gota en el cántaro, hasta que le abre un hoyo.-

Circunstancias, momentos, palabras, planificaciones mal estructuradas en su forma y fondo, prepotencias producto de malas acciones, indelicadezas en el comportamiento, falta de humildad y respeto por algo o alguien que se lo ha ganado a base de muchos sacrificios y dolores que pocos conocen, todo esto y más se pueden convertir en la gota que haga derramar la copa.

Al parecer, sólo el que hace la trama se la cree perfecta y correcta, claro, de acuerdo a sus intereses, que por lo regular son malvados, donde el ego los traiciona y nos le permite ver que por igual existen otras personas que ven, piensan y obran muy diferente a su proceder. Son hechos que no necesitan mucha inteligencia o conocimientos para saber que están mal, que son deshonestas y que quizás solo responden a intereses políticos para proteger a la manada que se sienten blindados e inmunes ante toda acción que les pueda restringir su accionar.

Odebretch, gústele o no a muchos, es un mamotreto jurídico, descarado, ofensivo a la dignidad e inteligencia de este pueblo.

Parece un drama ridículo, creado por mediocres y endiosados individuos que el Poder los ha enceguecido y obstruido el buen pensar. El arrebato del “Honorable”, es una locura del poder mal empleado, una acción producto de un ego malogrado y consciente de su maldad.

La amistad y el cariño, independientemente de cualquier otra actitud, no implica desconocimiento ni obligación para no cumplir con su deber, a menos, claro está, que usted sea un desalmado y considere que todos los demás son de su misma calaña.

No quise referirme al caso vergonzoso de la real y verdadera Honorable Jueza, para no verme entre las patas de los desaprensivos y abusivos que llevaron a cabo esta acción, no por miedo, porque ya nos conocemos bien y no le temo, aun y le vea el tridente apuntando hacia mi pecho.

Más bien, fue en espera de que algo digno sucediera; que alguna disculpa real surgiera de ese indigno grupo pero, esperanza inútil, por el contrario, el señor de señores, con su engreído ego, prepotente y de manera burda, ante un reclamo más que decente y respetuoso de la Digna Jueza, este se destapa con un exabrupto, quizás tan ofensivo como la actitud adoptada por (no me voy a referir ni por su nombre y mucho menos por lo que es) del otro prepotente que ante el escrito de la Jueza, se destapa diciendo que fueron “atrevidas declaraciones”, ya que al parecer esperaba que ella lo elogiara por la actitud asumida por el cuándo pretendieron descalificar a quien ninguno tiene categoría para hacerlo.

Esta situación me ha puesto a pensar que al parecer, el sentido de propósito de esta claque, es solamente hacer daño, actuando como reales y verdaderos carroñeros, ricos en pobreza humana y pletóricos en iniquidad. Podría decir perdónalos Señor, a pesar de que, ¡ellos si saben lo que hacen!

Pero, me parece que aún falta mucho por ver y escuchar de quienes nos mal gobiernan, porque las dictaduras democráticas modernas, a diferencia de las antiguas, que se sostenían con el fusil y el genocidio como norma, han dado paso al “progreso democrático” que ahora se sostiene en base a la creación de organismos conservadores; participativos; de consensos; de negociaciones pluralistas y de inclusión, para de todas maneras imponer su voluntad o lo que le convenga a la dictadura personal o de grupo.

Como ejemplos podríamos poner innúmeros organismos o instituciones pero, me parece que con el llamado “Consejo Nacional de la Magistratura” basta y sobra.

Un real adefesio político para completar el combo de “mi Gobierno, mi Congreso, mis Alcaldes, mi Poder Municipal y sobre todo, mi Justicia”. ¡Sí señor!