Noticias importante Reportajes Videos

Haitianos excluidos plan vacunación en RD

Haitianos excluidos plan vacunación en RD

Migrante Haitiana en el Batey Yaco, foto. José Radhames

Venezolanos corren mejor suerte

Santo Domingo.– La condición de vulnerabilidad en que viven la mayoría de los migrantes indocumentados en República Dominicana les dificulta el acceso a servicios básicos como salud, educación, empleos dignos y bien remunerados, su panorama se les ha complicado en la actualidad debido a la pandemia mundial de la Covid-19.

Además de limitar las fuentes de empleos, la enfermedad generada por el coronavirus SARS-CoV-2 empuja al país hacia la carrera por conseguir una inmunidad de rebaño mediante un plan de vacunación que llegue a todos los habitantes del territorio aptos para recibir los biológicos disponibles.

Pero acceder a las vacunas se torna en un camino complejo para los indocumentados en el país que recibe su mayor carga inmigratoria de su vecino Haití, seguido de Venezuela. El miedo a una deportación o el rechazo en los centros de vacunación por falta de un documento de identidad, ha provocado que una gran parte de los inmigrantes haitianos no se hayan vacunado, contrario a lo que ocurre con venezolanos, según los resultados de un sondeo libre realizado por este grupo de reporteros.

Para la investigación, el equipo de reporteros aplicó una encuesta a este grupo de 100 indocumentados, 50 de nacionalidad venezolana y 50 haitianos. Como resultado se obtuvo que el 72% de los venezolanos ya se ha vacunado, frente al 28% que no lo ha hecho.

El dato contrasta fuertemente con el porcentaje de haitianos, pues el 100 por ciento del universo entrevistado no se ha vacunado, debido a que no porta ningún documento a pesar de que lo han gestionado, conforme a sus testimonios.

Uno de ellos es Dalian Se Pierre, un indocumentado haitiano, residente en el batey Yaco de Pedro Brand, en Santo Domingo Oeste. El hombre confiesa que “lo único que yo quiero es ponerme la vacuna y no puedo porque no tengo documentos; todo el mundo se está poniendo su vacuna, pero yo no puedo. No tengo papeles, ni siquiera un carnet yo tengo”. 

Dalian expresó que sale a las calles con temor de ser apresado por agentes de la Dirección General de Migración y ser repatriado.

Yolanda Lasi, otra migrante haitiana, narró que acudió a un centro de vacunación en Pedregal (comunidad de Pedro Brand), pero que no la inocularon por no tener documentos, “Y yo no tenía dinero, sólo 50 pesos que cogí prestados y cuando llegué me dijeron que la gente que no tiene documentos no se puede vacunar”.

Como ella, otros ciudadanos haitianos afirmaron haber acudido a un centro y habérsele negado el servicio.

A pesar de que los venezolanos también atraviesan dificultades, han tenido mejor suerte, ya que muchos de ellos han recibido las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus, porque al menos cuentan con algún tipo de documento de identidad.

El sondeo, realizado entre el 20 de mayo al 18 de junio de este 2021, se aplicó en distintos puntos del país, tales como Batey Pepé, ubicado en el distrito municipal de Hatillo Palma, provincia Montecristi; Batey Luisa Prieta, en la provincia Monte Plata; Batey Yaco, ubicado en el municipio de Pedro Brand, así como en distintos sectores de los municipios Santo Domingo Este y Santo Domingo Oeste en la provincia Santo Domingo, el Distrito Nacional y en Santiago.

Con edades entre los 20 y 70 años, de los venezolanos encuestados, 30 fueron mujeres, (equivalentes a un 60%) y 20 fueron hombres, (para un 40%). En tanto, de los haitianos, 26 fueron masculinos (para un 52%) y 24 fueron femeninas (para un 48%).

Contagios

De los 50 venezolanos encuestados, 31 dijeron que no les había dado Covid-19, para un 62%, frente a 19 que indicaron haberse contagiado, lo que equivale a un 38%. Sin embargo, los 50 haitianos encuestados afirmaron que no les había dado el coronavirus, aunque sí habían presentado síntomas que les hicieron sospechar, pero al no tener acceso a las pruebas PCR, no pudieron confirmar que fuera la enfermedad.

Un documento del Hospital José María Cabral y Báez, de Santiago indica que de 1,265 personas atendidas por coronavirus, 37 de ellas eran haitianas, para un porcentaje de 2.92%. De ellos, 21 eran mujeres y 16 hombres, con edades que oscilaban entre 18 y 89 años. De ese grupo, seis fallecieron y 31 recibieron el alta médica.

El documento oficial, emitido por el Departamento de Epidemiología que dirige el especialista Bienvenido Veras Estévez, da cuenta que los resultados estadísticos presentados corresponden al período comprendido desde el 1 de marzo de 2020, cuando inició la pandemia en el país, hasta el 18 de mayo de 2021.

Dispuestos a vacunarse

La investigación también reveló que la mayoría de los indocumentados está en disposición de ser vacunados. 38 de los 50 haitianos (76%) contestó de manera afirmativa a la pregunta: ¿Está usted dispuesto a vacunarse? Otros 12, equivalentes a 24% dijo que no, arguyendo temor porque desconocen el objetivo que persiguen las autoridades con la aplicación de la vacuna.

En tanto, de los 14 venezolanos no inoculados, 11 indicaron su disposición a ser inmunizados con el fármaco (78.5%), mientras que otros tres (21.4%) refirieron que no se vacunarían.

Conforme al sondeo, los migrantes venezolanos utilizan más protección contra el virus que los haitianos. 100% de los venezolanos entrevistados aseguraron usar mascarillas, lavado frecuente de manos y uso de alcohol para evitar el contagio, frente a 38 haitianos que manifestaron protegerse con iguales mecanismos (76%) y 12 (24%), expresaron no hacer uso de ninguna protección.

Haitianos, más vulnerables

Los datos arrojados por la encuesta muestran un grado de mayor vulnerabilidad de los haitianos frente a los venezolanos durante la pandemia, ya sea por desconocimiento, miedo a la deportación o por costumbres culturales. De igual modo, los testimonios evidencian su estado de desamparo ante la pandemia y el deseo de ser ayudados y tomados en cuenta por las autoridades dominicanas en las políticas ejecutadas para combatir la Covid-19. Algunos dijeron que por sus localidades no han colocado puestos de vacunación, ni han recibido asistencia u orientaciones.

Sumado a esa situación, está el estado de miseria y precariedad económica en que viven muchos de los migrantes, sean haitianos o venezolanos. Su condición se aprecia en un trabajo de campo apoyado por imágenes y videos realizado por este equipo de reporteros.

Ver aquí resultado encuesta

Falta registro oportuno

Las informaciones sobre el Plan Nacional de Vacunación que inició República Dominicana desde el 16 de febrero de este 2021, evidencia una falta de registros oportunos, además de la exclusión de haitianos y venezolanos no regulados.

La posición mostrada por los funcionarios del Ministerio de Salud Pública y el Gabinete de Salud de no dar cifras sobre el número de extranjeros vacunados, es una muestra de esa falta de un registro riguroso de los inoculados por nacionalidad, además de los mensajes confusos emitidos.

Para el 15 de febrero, mientras se anunciaba el plan de vacunación, el presidente de la República Luis Abinader, informó que en el proceso de vacunación se priorizaría a los dominicanos y que para los inmigrantes indocumentados se esperaba solidaridad de otros países, “porque República Dominicana no está en condiciones de asumirlos en su totalidad”.

A principios de marzo, sin embargo, el Ministro de Salud Pública, doctor Daniel Rivera, anunció que serían vacunados todos los extranjeros debidamente documentados y más tarde, en mayo, reiteró que todo extranjero residente en el país, que tuviera un domicilio fijo se podía inocular con o sin documentos.

Esto contrasta con lo que dicen haitianos residentes de los bateyes ya mencionados, quienes afirman que ninguna autoridad del Ministerio de Salud les ha visitado para ofrecerles vacuna contra el coronavirus, a pesar de que algunos colectivos han solicitado el fármaco.

En los boletines epidemiológicos del Ministerio de Salud sobre el comportamiento de la enfermedad en el país, sólo se hace referencia al número de contagiados, fallecidos, tasa de positividad y mortalidad. No obstante, no mencionan la nacionalidad de los afectados, por lo que se desconoce si entre ellos hay extranjeros y su estatus migratorio.

En tal sentido, se trató de conseguir con el Gabinete de Salud y el Ministerio de Salud Pública, datos específicos sobre la situación y si existía un registro de los migrantes haitianos y venezolanos con relación a la vacunación. No se recibió respuesta de esas entidades.

Consideración

Bridget F. Wooding, directora del Centro para la Observación Migratoria y Desarrollo Social del Caribe (Obmica), asegura que, aunque República Dominicana ocupa los primeros lugares a nivel de vacunación, todavía queda mucho por hacer, específicamente para llegar a los indocumentados que residen en el país.

“Todavía queda mucho por hacer porque muchos migrantes viven en comunidades aisladas y no tienen toda la información de los beneficios de la vacuna. Lo que las organizaciones de la sociedad civil plantean a las comunidades,es servir de enlace para que esas poblaciones más difíciles de alcanzar puedan ser beneficiadas con el servicio de acompañamiento que tienen las organizaciones sociales que tienen años de acompañamiento con esa población”, explica.

Bridget dice que el centro cuenta con organizaciones que tienen buenas relaciones con las autoridades locales y de esta manera, se está exhortando a la población a vacunarse, mediante el perifoneo y tratando de tener un banco de mensajes positivos que contrarrestan la desinformación.

La directora de Obmica concluye que lo que necesitan es una mayor flexibilidad de parte de las autoridades y que se pueda elaborar algún documento para las personas irregulares, para así poder llevar la vacunación a los migrantes.

“Lo que necesitamos de las autoridades es flexibilidad para reconocer dónde hay esos procesos de buena fe en camino, o dónde hay un documento de identidad que sea válido o pueda ser elaborado por las autoridades locales”, puntualiza.

Recomendación epidemiólogo

El director del Departamento de Epidemiología del Hospital Regional Universitario José María Cabral y Báez, de Santiago, doctor Bienvenido Veras, favoreció la vacunación contra la Covid-19 de todos los extranjeros que residen en el país, sin importar el estatus legal o de irregularidad en que vivan. Asimismo, recomendó que ante la situación por la que están pasando, sigan acudiendo a los puestos de vacunación a demandar la inmunización y a colocarse su primera y segunda dosis, de acuerdo al esquema establecido para cada uno.

“Es importante que la población entienda que para lograr una inmunidad de rebaño, necesitamos estar inmunizados”. El galeno afirmó que la vacuna es el único medio que va a poder ayudar a contrarrestar el impacto de la enfermedad junto a todas las medidas de corte social.

Manifestó, además, que la vacuna contra la pandemia debe ser universal, es decir, aplicada a todas las personas que habitan en un país o Estado, para así poder estar todos protegidos de la enfermedad.

Escuche recomendación

En República Dominicana, hasta el día 6 de julio, se habían aplicado 8, 264, 807 dosis de vacunas contra el coronavirus, de las cuales, 3, 192, 047 corresponden a personas que completaron el esquema de dos dosis de inmunización, mientras 10, 877 fueron puestas a modo de refuerzo (tercera dosis), según cifras de vacunate.gob.do/ sitio oficial del Plan Nacional de Vacunación.

William Carpentier, coordinador de la Mesa Nacional para las Migraciones y Refugiados en República Dominicana (Menamird), señaló que a la mayoría de los migrantes haitianos no se les toma en cuenta para hacerles pruebas y mucho menos para vacunarse. “No existe un registro de los haitianos contaminados de la Covid-19 en el país y se desconoce la cantidad de fallecidos”, expresó Carpentier.

Por otra parte, en una entrevista realizada al coordinador de la zona fronteriza de la Menamird, Methelus Estime, dice que el Gobierno debe entender que el virus “no es una enfermedad migratoria”. También señaló que, hasta el momento, estos migrantes no han recibido ningún tipo de ayuda.

En ese mismo orden, el presidente de la junta de vecinos del Batey Yaco, Marino Esteban Fis, argumenta que se encuentran en un estado de emergencia, porque los migrantes allí están totalmente desprotegidos. “En el Sector hemos tenido personas sospechosas ala Covid-19, pero ellos por falta de ingresos y en su condición de migrantes, no han podido tener acceso a la salud”.

Entretanto, Germania Reie, comunitaria del sector, pide que por la condición de emergencia en que se encuentran, se les habilite una unidad móvil que vaya a darles asistencia médica, ya que la comunidad no cuenta con un dispensario. Entiende que necesitan ser intervenidos de forma urgente debido a la situación que se está viviendo en estos momentos con la pandemia del coronavirus.

El promedio general de ingresos mensuales de la población inmigrante en la República Dominicana, según datos de la Segunda Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI 2017), es de RD$ 15,828. En la población inmigrante nacida en Haití, el promedio de ingreso es de RD$14,092, 11% por debajo del promedio general. Sin embargo, los inmigrantes nacidos en otros países tienen un ingreso promedio de RD$ 33,205, es decir, el doble del promedio general y 2.3 veces el ingreso promedio de los inmigrantes nacidos en Haití.  El estudio indica que el 86.9% de la población de origen extranjero no cuenta con seguro de salud; porcentaje que se incrementa para el conglomerado de los nacidos en Haití (95%).

Movimiento Venezolano Viviendo en República Dominicana

El presidente del Movimiento Venezolano Viviendo en República Dominicana (Moverd), José Alberto Pérez, lamentó que, por su estatus migratorio, los venezolanos no entran al sistema social dominicano, lo que da como resultado no tener oportunidades de salud, educación, ni ningún beneficio.

“Lo primero que piden las autoridades es que regularicemos el estatus migratorio, que sería la normalización como migrantes de RD; hay muchos venezolanos en el país con distintas condiciones de salud que no pueden ser atendidos adecuadamente por no poseer documentos, también existen muchos profesionales que se encuentran viviendo de forma vulnerable y vendiendo en las calles cachapas, arepas, jugos y demás”, añadió Pérez.

Dijo que, aunque algunos ya fueron vacunados, “aquí han muerto venezolanos por situaciones de Covid-19; hay un promedio importante, incluyendo jóvenes y personas de la tercera edad”.

Vanesa Romero, inoculada, y Arisaida Brito, migrantes venezolanas que trabajan en la avenida Duarte aplicando pestañas, piden apoyo a las principales autoridades del país, puesto que una gran cantidad de venezolanos necesitan que se les dé soporte para no continuar en las calles. También solicitaron ayuda a las principales autoridades para que los extranjeros que residen en el país puedan ser vacunados.

De igual manera, Oscar Hernán, venezolano, pidió apoyo en nombre de sus paisanos que se encuentran en el país, señalando que muchos profesionales del área de salud de su comunidad quieren trabajar, pero no se les permite.

En ese mismo sentido, Jayson Rodríguez, también migrante venezolano ya inoculado, declaró sentir preocupación e incertidumbre con relación a la pandemia, debido a lo difícil que es poder acceder a las vacunas.

Migrantes en el país

Un estudio realizado en el año 2012 por la Oficina Nacional de Estadísticas de República Dominicana (ONE), en colaboración con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA República Dominicana), indicó que el número total de extranjeros era de 524,632 personas, de las cuales 458,233, el 87.3%, eran nacidas en Haití.

Según la Segunda Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI- 2017), la estimación total de la población inmigrante, alcanzó la cifra absoluta de 570,933 personas que representan el 5.6% de la población total de República Dominicana; los hombres conforman el 61.6% y las mujeres el 38.4%. Ver más aquí: https://www.refworld.org.es/pdfid/5b1ef7a54.pdf

De la cantidad de haitianos, 250,000 se regularizaron durante la primera etapa del Plan Nacional de Regularización (PNRE), iniciado a raíz de la Sentencia 168-13, emitida por el Tribunal Constitucional en el año 2013, así como de la promulgación del Decreto 327-13 del Poder Ejecutivo.

El 9 de abril de 2021, fecha en que fue anunciado el proceso de normalización de los migrantes venezolanos en República Dominicana, el director general de Migración (DGM), Enrique García, declaró que se proponían regularizar 115,000 ciudadanos de ese país, de los cuales al 22 de abril ya se habían registrado unos 25,000.

Para el 11 de mayo de este año 2021, al concluir la primera fase del proceso de normalización, unos 44 mil venezolanos en condición irregular en el país, se inscribieron en el Plan de Normalización de Estatus Migratorio, iniciado por el Estado dominicano, en respuesta humanitaria a quienes salieron de Venezuela debido a la crisis política y económica por la que atraviesa.

El dato fue confirmado por el licenciado Dionisio Cruz, subdirector regional de Migración, con asiento en Santiago, tras ser consultado sobre los resultados finales del proceso de regularización.

Frente a la situación de precariedades de los migrantes, el obispo Daniel de los Santos, solicitó a las autoridades conocer las incidencias y realidades de los venezolanos y haitianos en República Dominicana. Entiende que se puede llegar a las comunidades donde más se concentran los migrantes en condiciones tétricas y deplorables.

Este trabajo fue realizado por: Sudelka Altagracia García Martínez, Gladys María Geraldino Natera, Félix Ysmael Parra Cruz, Leidy Esthefany Pérez López, Rosmery Isolina Méndez Vargas y Rosmeling Johanna Francés Decena  para elnacional.com.do/ en el marco del Diplomado Internacional en Periodismo de Investigación, INTEC- EMBAJA ESTADOS UNIDOS.

Sudelka Garcia