Invertirán US$170 millones en cárceles



La Procuraduría General de la República anunció hoy la implementación de un plan de humanización del sistema penitenciario, que abarca construcción, remodelación y ampliación de la mayoría de recintos así como la edificación de dos complejos para la reubicación de los presos de La Victoria y San Juan de la Maguana, con una inversión de 170 millones de dólares.

Se trata de la ejecución del “Plan Humanización del Sistema Penitenciario”, que se hará con dinero proveniente de la aplicación de la Ley sobre Sobornos en el Comercio y la Inversión, en específico de las sanciones aplicadas a las multinacionales Odebrecht y Embraer, esta última por los sobornos de los aviones Súper Tucano.

El plan fue presentado esta mañana en rueda de prensa por Jean Alain Rodríguez, en la Procuaduría General de la República, quien detalló que se trata un proyecto destinado a mejorar la condición de reclusión, salvaguardando la dignidad de los privados de libertad.

02

Para su inicio, la Procuraduría tiene disponible una partida de 67 millones de dólares que serán puestos a disposición de los contratistas tan pronto las obras sean licitadas, a partir de la próxima semana.

El plan contempla la construcción de un complejo para los presos de la Victoria, con capacidad para nueve mil 257 reclusos, en la provincia Santo Domingo Este, próximo al municipio de Guerra, y otro en San Juan de la Maguana para 960 presos. La vieja cárcel de La Victoria pasará a ser un centro de corrección y rehabilitación para 1,200 presos.

El Procurador recordó que a partir de la puesta en vigencia de la Ley 224 del 26 de junio de 1984, se implementó en el país un nuevo sistema penitenciario, en procura de respetar la condición humana de las personas privadas de libertad.

Posteriormente, en 2007, la Procuraduría puso en ejecución el Nuevo Modelo de Gestión, basándose en el sistema progresivo establecido en dicha Ley, señaló.

El funcionario judicial dijo que como parte de la implementación de la citada ley, el último recinto que se inauguró fue en el 2012, completándose un 36.4% de capacidad en el Sistema Penitenciario del Nuevo Modelo, generándose para esa época un hacinamiento nunca antes visto y un deterioro del Sistema Penitenciario que se ha convertido en un nicho de criminalidad.

En la actualidad, precisó Rodríguez, el país se encuentra ante la necesidad urgente de la implementación de políticas que mejoren las condiciones de este sistema, a fin de garantizar los derechos fundamentales de los internos y con ello favorecer su reinserción social y por lo tanto la prevención de la criminalidad.

El procurador general indicó que dentro de su nueva política carcelaria se encuentra la reducción sustancial de hacinamiento a través de ampliaciones y remodelaciones de los centros existentes, así como la construcción de instalaciones para aumentar la capacidad, garantizando así condiciones humanas, razonables, cumpliendo con el modelo de las Naciones Unidas.

03

Tras reconocer que dentro del sistema penitenciario hay necesidades de extrema urgencia, dijo que para las mismas se acordó la aplicación inmediata de soluciones encaminadas a mejorar la condición de reclusión, salvaguardando la dignidad de los privados de libertad.

Esas soluciones abarcan la eliminación del índice de sobrepoblación y hacinamiento de los privados de libertad en los diversos centros penitenciarios, la diminución de los riesgos de seguridad y salud y el aumento de la capacidad de alojamiento, siguiendo los lineamientos del nuevo modelo penitenciario de las Naciones Unidas.
También abarcan el fomento de las actividades y acciones que conlleven la rehabilitación de los internos y prevención de la criminalidad.

En el acto de presentación del plan, el procurador Rodríguez detalló a través de gráficos las condiciones de hacinamientos en las cuales se encuentran los centros carcelarios. En uno de los gráficos se establece que en la actualidad hay una capacidad instalada de reclusos entre el viejo y el nuevo modelo de 14 mil 220 presos y que actualmente hay 26 mil 158 reos, lo que representa una sobrepoblación de 11 mil 938 reos.

El plan contempla la ampliación de ocho cárceles y la construcción de dos Centros de Corrección y Rehabilitación (CCR).

Las ampliaciones se harán en los centros de Puerto Plata, Elías Piña, Dajabón, Rafey Hombres, San Pedro de Macorís, Najayo Mujeres, Najayo Hombres y Najayo Cristobalense.

Los cárceles nuevas a construir serán el complejo La Victoria, con capacidad para nueve mil 257 presos, y la de San Juan de la Maguana, con capacidad para 960. En estas comunidades hay una capacidad instalada de 14 mil 220 reos, con una demanda actual de 26, 158.