Investigan muerte de presunto raptor en SDE

6_Actualidad_09_1,p01~(1)


Familiares y amigos del sindicalista Cristian Eugenio Medina Méndez, quien ayer murió tras secuestrar a varios miembros de su familia y matar a un agente de la Policía, ignoran si su muerte ocurrió por un disparo o por los gases lacrimógenos que lanzaron los oficiales hacia el interior de la vivienda, donde éste estaba atrincherado.
También aseguraron que los problemas económicos fueron la causa que lo llevaron a un estado depresivo que lo mantuvo “encerrado por varios meses y tomando alcohol todos los días”.
Su padre, Eugenio Medina Medina, dijo que no puede determinar si su hijo murió por un disparo de los agentes, o si se asfixió por los gases lacrimógenos.
Sobre su estado depresivo, narró que su hijo tenía varios meses residiendo en la casa materna, tras perder su fuente de ingreso, que lo constituía dos patanas y un camión.
El hecho ocurrió en la calle N, equina Segunda, en la Urbanización Los Rosales II, en Hainamosa, Santo Domingo Este.

Eugenio Medina Medina, padre de Eugenio Medina Méndez, mientras conversaba esta mañana con reporteros de El Nacional en su vivienda del residencial Los Rosales II.
Eugenio Medina Medina, padre de Eugenio Medina Méndez, mientras conversaba esta mañana con reporteros de El Nacional en su vivienda del residencial Los Rosales II.

“Cuando perdió esos vehículos comenzó a deprimirse, creo que esa fue la causa. Es duro para nosotros, pero hasta los perros se rebelan en un determinado momento y muerden a su amo”, expresó el padre de la víctima.
Agregó que su hijo, de 40 años, era sindicalista en Jimaní, desde donde transportaba mercancías hacia Haití, y, tras agravarse los problemas de esa nación, sus ingresos comenzaron a mermar, por lo que tuvo que vender los vehículos.
Vecinos consultados por El Nacional afirmaron que el secuestrador liberó a las cinco personas que tenía retenidas dentro de la vivienda, incluyendo a su padre, su madre Lidia Díaz Méndez y otros tres miembros de la familia.
Algunos definen a la víctima como una persona tranquila y afable, aunque reconocen que llegó un momento en que éste “realizaba disparos a cada momento”.
“Desperdició mucho dinero en la calle y eso también lo llevó a la quiebra y no soportó la presión, porque él quería mucho a sus cinco hijos y a sus padres”, afirmó un vecinos.
El incidente inició a las 7:00 de la mañana y concluyó cerca de las tres de la tarde con la muerte de Eugenio, quien antes mató de un disparo al primer teniente Juan Mercedes Vásquez, quien comandaba la unidad del equipo Swat que acudió al lugar a tratar de liberar a las personas secuestradas.
“Primero hizo un disparo por la ventana y más tarde liberó a las personas que estaban dentro de la casa, entonces, cuando ellos salieron, entraron varios agentes y, ya éstos estando en la galería, él disparó y mató al policía”, dijo Marcos Antonio de la Cruz, quien se definió como amigo de Eugenio.
Uno de los vecinos lamentó la tragedia y expresó su preocupación por el padre de Eugenio, quien es diabético y sufre de cáncer, desde hace un tiempo, según afirmó.
“Es un hombre enfermo, y no sabemos como va a soportar ese golpe, porque hasta a nosotros nos ha impactado, dijo un lugareño, quien pidió no revelar su nombre.
El cuerpo de Eugenio está en el Instituto Nacional de Ciencaias Forenses (Inacif), y sus familiares no informaron donde serán velados sus restos, debido a que se estaban realizando las gestiones de lugar.