Carta de los Lectores

Jack Veneno: un ídolo

Jack Veneno: un ídolo

Los dominicanos tenemos que apreciar los aportes positivos y recreativos de Jack Veneno a nuestro país. Este hombre nos hizo vivir grandes emociones que hoy en día en un mundo de redes sociales, cirugías estéticas, filtros faciales y ambiciones a lo material se hacen escasas o en vías de extinción.

El poder ser parte de esa generación que le rompió la boca a un primo con una patada voladora y le dieron una buena “pela” es un orgullo. El ser de la generación que sabía que en el momento que Jack Veneno juraba; “Por mi madre, doña Tatica”, nadie le podía ganar.

El ser testigo por via de una televisión a blanco y negro que el Palacio de los Deportes se abarrotó con el pueblo dominicano en apoyo a nuestro héroe cuando lucho en contra del gringo, Rick Flair. El ver la sangre correr por su frente, saber que este nunca se dio por vencido y ver cuando el referí contó hasta tres para que Jack Veneno saliera como el indiscutible, “Campeón de la Bolita del Mundo” no tiene precio.

El legado magistral de mi héroe de infancia ha marcado a muchos buenos dominicanos. El ver su partida hacia mejor vida ha sido doloroso, pero sabemos que su presencia física ya no está con nosotros, pero su patrimonio dejado en nuestros corazones con su dedicación, esfuerzo y proezas de lucha libre quedarán enmarcadas por siempre.
¡Llévatelo Fausto, no hay tiempo para más…, Jack Veneno!
Por: Elvin Dominici

Torre corporativa
La Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos inauguró la Torre Corporativa ACAP, caracterizada por un diseño basado en la arquitectura sostenible, la accesibilidad, el criterio inclusivo, la tecnología resistente a sismos y de aislamiento térmico que reduce el consumo de energía, haciéndola una estructura amigable con el ambiente y saludable para empleados y visitantes.

La edificación, de 9 mil 331 metros cuadrados de construcción y ocho niveles, cuenta con rampas de acceso fácil desde estacionamientos, pisos podotáctiles que advierten sobre posibles riesgos y guían a las personas con discapacidad visual.

Se trata del primer edificio de República Dominicana y Latinoamérica en usar acero tipo histar grado 65, con menos contenido de carbono, más resistencia y con columnas que demandan menos espacio. El solar es de 12,000 metros cuadrados, ubicado en la autopista Duarte con avenida Piky Lora en Santiago.

Por: Nadelyn Franco Caro

El Nacional