Semana

Las palabras que prefieren la forma plural

Las palabras que prefieren la forma plural

Parece que las palabras tienen personalidad y carácter o que estuvieran dotadas de voluntad y predilecciones. Eso pudiera pensarse acerca de un grupo de ellas que prefieren expresarse en plural y algunas, como víveres, nupcias, tenis y atlas, llegan al extremo de que solo consienten esa forma.

Víveres (alimento), nupcias (casamiento), tenis (zapatillas de deportes) y atlas (colección de mapas) son registradas en el Diccionario en su forma plural, contrario a lo que ocurre con el común de las palabras. Por ejemplo, el vocablo /boda/ aparece en singular, aunque mayormente la empleemos en plural: Hoy son las bodas de mi hija.

Entre tanto, las voces pantis, pantalones, gafas, calcetines y medias, aunque las empleamos mayormente en plural, conservan su forma singular. Así, tenemos la opción de mencionar esa prenda íntima femenina como el panti o los pantis, aunque se trate de una sola pieza. Lo mismo pasa con pantalón (prenda que cubre las piernas y se ajusta en la cintura): El pantalón blanco o los pantalones blancos.

Los términos /braga/ y /calzoncillo/, el primero para nombrar prenda interior femenina y el segundo para ropa interior masculina, aunque pueden usarse en singular, la usanza determina que predomina el plural. Gafas, como espejuelos y anteojos admiten la forma singular, pero siempre optamos por el plural.

Tambíen te podría interesar: Letra y, unas veces vocal y otras, consonante

Con el vocablo /efeméride/ se ha llegado a creer que solo se emplea en plural: efemérides, pero no es así. Podemos hablar de una gloriosa efeméride y de las efemérides patrias. Similar situación ocurre con el vocablo /hélice/, esas aletas que giran para refrescar un ambiente. Rara vez usaremos este término en singular (hélice), dado que los artefactos llevan más de una y generalmente diremos: Las hélices del motor no funcionan.

Diferente sucede con vocablos como /caries/, /virus/ y /cactus/, todos terminados en -s, pero esa forma en que aparecen escritos es su singular, es decir que no podemos afirmar de estas palabras, como de otras, que siempre van en plural. Ejemplos: La caries dental preocupa; Ese virus es peligroso; He plantado un bello cactus…

El vocablo /aspa/, que algunos tienden a usar como sinónimo de hélice, permite a los hablantes el mismo comportamiento de dicción que el asumido con la voz afín hélice. Por lo común, se le aplicará el plural: Las aspas giraban lentamente.

De la voz/aspa/ transcribo las dos primeras definiciones que ofrece el Diccionario, y me temo que resulten sorpresivas: 1. f. Conjunto de dos maderos o palos atravesados el uno sobre el otro de modo que formen la figura de una X.2. f. Instrumento que sirve para aspar el hilo, y que por lo regular se compone de un palo y de otros dos menos gruesos atravesados en los extremos de aquel con dirección opuesta entre sí.

Llamamos /rieles/ a los carriles de la vía férrea, pero en su forma original, el singular, esta palabra es /riel/, como ocurre con la voz /hez/ que preferimos en plural: heces (heces fecales, heces de la uva).Pocos creen que la alteración de las venas pueda citarse en singular: variz (sin tilde) o várice, todos nos inclinamos por el plural: várices.

Los sustantivos /tijera/ y /tenaza/ representan objetos formados de dos piezas que sirven para cortar, el primero, y para asir cosas, el segundo. Se registran entre nuestros hablantes usos en singular, pero es obvio que el plural es más generalizado. Hasta se ha creído que el empleo del plural en estos vocablos es más propio de la lengua culta.

Las voces compuestas de un verbo más un sustantivo se inscriben en lo que se considera plural invariable. En ese grupo entran: paraguas, cortaúñas, sacamuelas, sacapuntas, sacacorchos, matamoscas, limpiabotas y otras muchas.

Rafael Peralta Romero

Rafael Peralta Romero