Articulistas Opinión

Loyola 84, PUCMM 91

Loyola 84, PUCMM 91

Orlando Jorge Villegas

A un mes de la partida terrenal de mi padre, he podido participar en distintos homenajes a su memoria y legado. En estos, he conocido testimonios de momentos importantes, tanto personales como políticos.

Hace justamente una semana participé en una Misa en el Colegio Loyola, la cual fue celebrada por los sacerdotes Jorge William y José Victoriano Reyes.

Debo confesar que se me erizó la piel en dicha celebración. Sentía que mi padre estaba con nosotros. ¿Por qué? Ahí se encontraban tres grupos de amigos reales, que desde el momento que entraron en contacto con él, impactaron varios episodios de su vida.

En el año 1978, cuando mi abuelo Salvador Jorge Blanco fue electo senador del Distrito Nacional, Orlando ingresó al Colegio Loyola en Santo Domingo. Las amistades forjadas en esos años le permitieron vivir una vida de un adolescente “normal”, aún siendo hijo de un Presidente de la República, lo que implicaba participar en decenas de actos públicos, tener una escolta, etc.

Entre sus amigos de la legendaria promoción Loyola 84 se encontraban el hoy presidente Luis Abinader; Alfonso Mera; Ian Rondón, Martin Gabirondo; Felipe Mejía; Juan Mendoza; Rafael Velazco; el general Minoru Matsunaga; José Julio Schiffino, entre otros. Además, la formación ignaciana lo preparó para todos los desafios que tuvo que enfrentar en el porvenir, incluyendo vencer la muerte, su último acto en esta tierra.

Luego de regresar de Atlanta a finales de los 80, mi padre se inscribe en la PUCMM en Santo Domingo para terminar la carrera de derecho. Resulta que esa promoción era la primera que cursaba esa disciplina en el Recinto Santo Tomás de Aquino. La graduación fue en septiembre del 1991.

Orlando fue el alumno con el índice más alto de todos los graduandos. Por tal motivo le tocó impartir el discurso de honor en representación de los estudiantes. Martín Bretón; Lucia Corripio; José Antonio Rodríguez; Karen Ramos; Ana Isabel Cáceres; Xavier Marra y Odile Piere eran algunos de los estudiantes y amigos.

En estos últimos años, mi padre le dedicó una buena cantidad de tiempo al Doctorado en Derecho de la Universidad Externado de Colombia, en alianza académica la PUCMM. Ya en una etapa madura de su vida, decidió retar nuevamente su intelecto, y se preparaba para presentar su tesis. Disfrutaba enormemente el proceso de investigación y redacción de la misma. Allí reafirmó su amistad y generó nuevos lazos con personas como Sigmund Freund; Héctor Alies; José Dantés; Eduardo Jorge; Carmen Luisa Martínez; Juan Francisco Puello; y otros grandes juristas de nuestro país.

¡Gracias por su sincera amistad con mi padre!

Por: Orlando Jorge Villegas

ojorge@jvmedi

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos