Articulistas Opinión

¡Maternidad no es juego!

¡Maternidad no es  juego!

Susi Pola

La creencia de que la maternidad es, en nuestra cultura, un elemento fundamental en la femenina, ha provocado que se relacione la palabra mujer con el hecho de ser madre, al punto de imponerla en situaciones de gran riesgo para las mujeres.

En el mundo aproximadamente 830 mujeres mueren cada día por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto y el 99% de los casos, ocurre en nuestros países, llamados “en desarrollo”, siendo la mortalidad materna más alta en las mujeres que viven en las zonas rurales y en las comunidades más pobres.

En la República Dominicana, la tasa registrada de mortalidad materna para el 2020, fue de 127 por cada 100 mil nacidos vivos, muy por encima del promedio para Latinoamérica, de 67 por cada 100.000 nacidos vivos, para la misma fecha. Sin embargo, como reconocieran las mismas autoridades de Salud Pública en ese momento, más del 80% de las muertes y neonatales, son evitables.

Las soluciones para prevenir y evitar las muertes maternas en el ámbito de la salud son bien conocidas: acceso a la atención neonatal, especializada durante el parto y de apoyo en las primeras semanas después de la concepción, hacen la diferencia entre la vida y la muerte para las mujeres. Y en nuestro país, con elevada cobertura de control prenatal, un 98.9%, y de partos institucionalizados, un 97.5%, las cifras de mortalidad materna y neonatal no se corresponden con esa realidad.

Y si se habla de la maternidad adolescente, claro que hay que recalcar que no es un juego, porque, en comparación con otras mujeres, las niñas y adolescentes, enfrentan un mayor riesgo de complicaciones y muerte como resultado del embarazo. Y en nuestro país, los datos oficiales indican que, el 22% de las mujeres entre 12 y 19 años, han estado embarazadas, tasa de 34% más alta que el promedio de países de la región.

El análisis en “Unión temprana y embarazo en adolescentes en la R. Dominicana: dos desafíos que persisten”, presentado por la Oficina Nacional de Estadística, ONE, y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA, en septiembre de 2020, independientemente del lugar, situación económica, nivel educativo y religión, la maternidad adolescente, en la gran mayoría de los casos, es resultado de un embarazo no intencional y no deseado, estableciendo que, 3 de cada cuatro embarazos en adolescentes, no son buscados.

Hay cifras y análisis para disponer las estrategias necesarias, pero seguimos pensando que, la maternidad, es un juego de niñas.

Susi Pola

Susi Pola