Miércoles de Ceniza, Católicos en RD celebran inicio de la Cuaresma

El sacerdote Christian Canario, de la  Parroquia de Cristo Rey, traza esta mañana una cruz de ceniza en la frente de una cristiana, mientras dice “convierte y cree en el evangelio”.  Según la costumbre cristiana hoy Miércoles de Ceniza, inicia a la Cuaresma.
 Jorge Gonzalez
El sacerdote Christian Canario, de la Parroquia de Cristo Rey, traza esta mañana una cruz de ceniza en la frente de una cristiana, mientras dice “convierte y cree en el evangelio”. Según la costumbre cristiana hoy Miércoles de Ceniza, inicia a la Cuaresma. Jorge Gonzalez


Esta mañana miles de fieles católicos dominicanos visitaron los templos religiosos de todo el país, pero en esta ocasión especial, asistieron además de escuchar la palabra de Dios, a que el sacerdote le trazara en la frente una cruz hecha con cenizas como es costumbre en el primer miércoles de cuaresma llamado “Miércoles de Ceniza”.
Con la frase “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás” el sacerdote y sus ayudantes hacen una cruz de ceniza en la frente de los devotos formados en filas.
Esta señal les indica a los creyentes dos cosas: primero que inicia la Cuaresma y en segundo lugar que en cualquier momento pueden morir y su cuerpo que ha venido del polvo, en polvo se convertirá.
Cuaresma
Según datos en la Internet la Cuaresma recibe su nombre por la duración del período de tiempo de cuarenta días que anticipa a la Pascua (Festividad religiosa que se celebra el domingo después de la luna posterior al 20 de marzo, en que los cristianos conmemoran la resurrección de Jesús).
Esta festividad que se inicia con el Miércoles de Ceniza y finaliza el Jueves Santo, es un tiempo de penitencia para los fieles de la fe Católica Romana y de ciertas iglesias evangélicas, y simboliza la prueba por la que pasó Jesucristo al permanecer durante 40 días en el desierto de Judea, previos a su misión pública.
“Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces tuvo hambre”, explica Mateo 4:1-2 en la Biblia de las Américas.
La cuaresma tiene cinco (5) domingos más el Domingo de Ramos (en total 6), en cuyas lecturas los temas de la conversión, el pecado, la penitencia y el perdón son lo más tratados por los sacerdotes. Es en este periodo que los cristianos son llamados más a reforzar su fe mediante diversos actos de penitencia y reflexión.
En la última semana de la Cuaresma, llamada Semana Santa, la penitencia de los fieles se vuelve todavía más intensa, ya que estos deben realizar actos de purificación que puedan acercarlo aun mas a la perfección religiosa que predica su fe religiosa.
Tradición
En República Dominicana los devotos católicos tienen la costumbre de asistir a la iglesia en busca de la imposición de la cruz de ceniza. En este día además se ayuna y no se come carnes durante el día, y a si ningún miércoles, hasta llegar al Viernes Santo, en el que tan poco será ingerida.
Pero quizás lo más significativo de esta ocasión es que se cocinan las habichuelas con dulce (plato gastronómico dominicano), que hacen durante toda la Cuaresma, especialmente los viernes.
Ceniza
La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”. Es un polvo de color gris claro que queda después de una combustión completa. En el ámbito religioso, la ceniza adquirió un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.
El polvo usado en la misa de los Miércoles de Ceniza se produce de las palmas bendecidas del Domingo de Ramos del año anterior.
Estas palmas antes de ser quemadas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso y después de ser colada son guardadas para el próximo año.

Origen

El inicio del uso de la ceniza que da nombre a este día, se debe a la tradición judía de los cristianos, cuando hacían algún tipo de sacrificio, los judíos se cubrían de ceniza, resaltando el sentido simbólico de muerte y caducidad de las cenizas. Un tiempo después los primeros cristianos recuperaron esta tradición había estandarizó este gesto.