Nubarrón amenaza histórica lucha beisbolera; campeonato se reanudará el martes

JUNIOR LAKE_6


La recta final más disputada en toda la historia del béisbol profesional dominicano se halla bajo la sombra del nubarrón causado por una eventual huelga de jugadores motivada por un conflicto que pertenece exclusivamente al sindicato de peloteros.

Mientras tres equipos batallan empatados por la supremacía en la tabla de posiciones faltando apenas seis juegos por celebrar a cada conjunto, otros tres se encuentran nivelados en una batalla por el cuarto peldaño que ofrece acceso a la post temporada.

Cuando ese escenario cautivante domina el aspecto puramente deportivo, en la última semana ha hecho explosión una sublevación de jugadores activos en el torneo en contra de la Federación de Peloteros Profesionales y su presidente el ex lanzador Mario Soto.

“La Revuelta de los Capitanes” es como ha sido bautizado el levantamiento que exige la renuncia de Soto, quien ha sido reelecto en múltiples ocasiones al frente del organismo desde la última década del siglo pasado.

En su conflicto interno los peloteros, inexplicablemente, solicitan a la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana que desconozca la presidencia de Soto por considerar que se sienten “desamparados”, o de lo contrario paralizarán las actividades de la vuelta regular.

Además de encontrarse bajo el ataque de un grupo de asociados, Soto enfrenta varias querellas penales presentadas por periodistas deportivos que se sienten afectados por los pronunciamientos del ex lanzador de los Rojos de Cincinnati y de los Leones del Escogido, durante una reciente entrevista.

La vuelta regular está señalada para reanudarse el próximo martes luego de un asueto reservado en el calendario para un Juego de Estrellas que hace varios años no se celebra por falta de respaldo publicitario, según ha trascendido.

Tigres del Licey, Leones del Escogido y Estrellas Orientales presentan registros favorables de 24 victorias contra 20 derrotas, mientras que Toros del Este, Águilas Cibaeñas y Gigantes del Cibao se encuentran con marcas negativas de 20-24 y caminan prácticamente sobre el filo de la navaja.

Los equipos de los tres primeros puestos, cuyo número mágico es “3”, prácticamente necesitan un triunfo más para asegurar su pase a la fase semifinal tomando en consideración la cantidad de partidos por disputarse entre los conjuntos de la parte baja de la tabla de lugares.

La gran sorpresa ha sido la ofrecida por el conjunto del Licey que confrontó una pésima arrancada que lo vio caer a una marca de 2 victorias y 10 reveses. Desde entonces ha sido el club más exitoso con un balance de 22-10.

Martes y miércoles 11 y 12 de diciembre, hay mini-series de dos partidos que podrían aclarar el panorama beisbolero mientras no hay señales de que la Liga de Béisbol pueda obtemperar al pedimento de los peloteros sublevados debido a su falta de competencia.

Licey y Escogido se medirían en días consecutivos en el Estadio Quisqueya-Juan Marichal, mientras que Gigantes y Estrellas chocarían alternando sedes