Semana

Periodismo de investigación y su dramaturgia

Periodismo de investigación y su dramaturgia

La sociedad democrática depende de un público bien informado. Las técnicas del periodismo de investigación deberán medirse, por su bondad o no, de acuerdo con la necesidad crítica que tiene la gente de conocer lo que ocurre en su país.  Por eso no hay, no puede haber, códigos generales por encima de los de honradez y la exactitud en la presentación de las labores del periodismo de investigación.

Hay una distinción importante cuando se trata de personalidades públicas.  Hay noticias que tienen por protagonistas a los altos funcionarios y otras a personajes particulares.  Cuando se trata con personas privadas, hay que respetar su privacidad.  No están acostumbradas a responder preguntas de los periodistas y tampoco se encuentran en la situación de una campaña política.  Hay que tratar su vida privada con todo el cuidado necesario del mundo.  La distinción es clara:los políticos se mueven con nuestro dinero.  Los personajes particulares podrán presionar a los políticos pro domo sua (para la cosa suya), pero son los políticos quienes finalmente deciden.

La psicolingüística aplicada al periodismo explica muchas de las cautelas en el ejercicio de investigación.  Se dice: a) por la observación directa de los acontecimientos o con los escritos documentales, b) entrevistando a la gente que ha vivido los hechos de primera mano.  En los dos casos el periodista debe actuar con honradez y reflejar con precisión lo ocurrido.  Ser profesional. Su labor consiste en interpretar las palabras de otros y en se menester los errores pueden ser de consideración…

Los periodistas han sido educados para ser testigos fidedignos, pero ellos y la gente a la que entrevistan pueden ser testigos sesgados.  Los estudios psicolingüísticos ayudan a los periodistas a esclarecer algunas características de los testigos que recuerdan y recuentan los acontecimientos.  La fiabilidad de la memoria es un capítulo recurrente en la literatura psicolexical. Las reconstrucciones de la memoria están sujetas a fuertes sesgos.  Se descubrió en 1932 “que la gente que experimentalmente vuelve a contar historias que ha oído recientemente tiende a señalar algunos detalles u olvidar o darles poca importancia a otros e inventar hechos que no estaban presentes en la visión original”.

Para ser periodista investigador no basta con tener “contactos políticos”, cierta capacidad de osadía y un medio que ampare el “periodismo amarillo” (el “desnudar” al prójimo en todos los sentidos”.  Periodismo de investigación en otra cosa y más cosa: simplemente, es un buen periodismo.

Penetrar en los secretos que interesan al público y preservar el sistema democrático es la respuesta más adecuada. El trabajo de los profesionales consiste en buscar la información relevante que un centro importante de decisión quiere que se mantenga secreta, por razones generalmente particulares.  Son raras las ocasiones en que un asunto oficial puede justificar el secreto por razones de seguridad nacional.

La psicolingüística aplicada al periodismo explica  las cautelas en el ejercicio de la investigación

La labor del periodista investigador no se realiza desde el punto de vista del policía.  Debe ir siempre más allá de la versión oficial del acontecimiento.  Debe examinar críticamente cada informe, filtración u opinión ofrecida por una fuente oficial y ponerla en cuarentena hasta que se determine su verdadero valor.

Penetrar el secreto, requiere, especial habilidad, recursos psicológicos, planificación, riesgos, tacto, persuasión y obstinación ante las caras hostiles y las conductas reglamentarias.  El periodista es un profesional persistente.  La reiteración es en él una virtud.

El periodista investigador tiene, entre otros objetivos, el ayudar a los ciudadanos a participar en las decisiones que afectan a sus vidas.  Dada la complejidad de las sociedades modernas, los ciudadanos no pueden hacerlo sin ayuda de gente preparada.  La prensa libre no es un privilegio, sino una necesidad orgánica de las sociedades complejas.  La libertad se basa no sólo en el derecho a saber lo que pasa, sino también en exponer las ideas para hacer las cosas de otro modo.  Es el derecho más importante.  Es el que hace posible el cambio desde una situación injusta.  La gente en el poder puede hacer mal las cosas, porque no interpreta bien la percepción del público en las cuestiones importantes, en sus causas y soluciones.

En todos los  casos el periodista debe actuar con honradez y precisión ante lo ocurrido

Se debe explorar las fronteras actuales del periodismo.  Hay que volver a examinar sus objetivos, los procesos de conocimientos y las técnicas informativas.  El periodismo de investigación es un complicado proceso intelectual.  Es la determinación de:  evaluar y buscar ideas, datos y hechos relevantes, analizar a fondo determinadas opiniones, y abrazar decisiones basadas en la lógica más que en la emoción, incluida la decisión de decir no, y abandonar la investigación en cualquier etapa, cuando no se vea una salida razonable.  Es un lujo de las sociedades democráticas que han superado un determinado estadio de desarrollo.  Una pista, una intuición, una investigación es el origen que puede ser la sospecha de algo irregular.

Como se indica, las preocupaciones de un periodista investigador distan poco de las sesiones sociológicas o de asistencias sociales.  Siempre plasmado dentro de una excelente redacción con base a la credibilidad, ética y moralidad.

Maguá Moquete Paredes
maguamoqueteparedes@gmail.com

El autor es periodista, analista social y geopolitólogo.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos