PRIMERA FILA



Disyuntiva

Por las observaciones de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) y otros sectores al proyecto de régimen electoral aprobado por el Senado, todo indica que los diputados tendrán que hilar fino para evitar conflictos constitucionales.

El carácter del voto es uno de los elementos que los diputados tendrán que sopesar para evitar que la última decisión sobre la polémica pieza la tenga el Tribunal Constitucional.

Con la reprochable premura con que la aprobaron es obvio que los senadores no repararon, aunque tampoco les interesaba, en el alcance de la legislación. Con salvar el voto de arrastre, que era su principal interés para buscar repetir en sus curules con el trabajo y la imagen de diputados, les bastaba.

Finjus ha reparado que en contraste con la Constitución el proyecto consigna el voto obligatorio. Si bien el senador José Rafael Vargas dice que no, los diputados tendrán que decidir al respecto.