Primera fila



Sospecha.-

Los legisladores del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) dan lugar a que se piense que temen a las consecuencias con la demora para aprobar una ley tan valiosa para perseguir el enriquecimiento ilícito como la de extinción de dominio.

Dejando atrás las sensibilidades y un nacionalismo de pacotilla, avergüenza que la embajadora de Estados Unidos, Robin Bernstein, cuestione la aparente dejadez para sancionar un proyecto que ayudaría a eliminar incluso la percepción sobre la corrupción y la impunidad.

Al participar en un encuentro en Listín Diario, la diplomática estadounidense expresó que si aquí realmente se quiere frenar en parte la corrupción, ella exhorta a que se apoye el proyecto que obligaría a las personas a dar cuenta de los orígenes de su patrimonio. Ante el evidente desinterés de los congresistas la opinión pública debería ejercer más presiones.