PRIMERA FILA



Crimen
El sábado último un comerciante fue asesinado por desconocidos en Moca cuando cerraba un almacén de provisiones ubicado detrás del mercado del municipio.

En un rápido operativo la Policía dijo que capturó a uno de los supuestos participantes en la muerte de Yoendrison Mireles.

Apenas cuatro días después un ingeniero industrial fue ultimado en Santiago cuando llegaba a su residencia para celebrar el cumpleaños de su esposa. La Policía presume que la muerte de Juan Carlos Caraballo Bueno, de 43 años, se trató de un ajuste de cuentas porque los homicidas no cargaron con 260 mil pesos y una pistola que portaba la víctima.

Sin importar la causa, las dos muertes constituyen un aviso sobre la inseguridad y el rebrote de la criminalidad. Los asaltos y sicariatos son modalidades que tienen que perseguirse con la misma determinación en aras de la seguridad y el orden.