Primera Fila: Dignidad



2_Actualidad_04_4,p04

El destituido ministro de Economía, Isidoro Santana, ha ofrecido un valioso ejemplo de dignidad al colocar sus principios por encima del cargo que ocupaba. Bastaba con refugiarse en el silencio frente a temas conflictivos, pero esa posición contrastaba con su trayectoria profesional.

Sin reparar en las consecuencias se opuso a la modificación de la Constitución para habilitar al presidente Danilo Medina, así como a la unificación de las elecciones municipales, congresuales y presidenciales.

Pero antes de ser designado en el cargo que desempeñó con eficiencia, sin dar lugar a ningún escándalo, fue de los que no firmó el informe que favoreció al consorcio Odebrecht con la licitación sobre las plantas de Punta Catalina.

En un medio donde políticos y técnicos se humillan por un cargo político, Santana ha preferido perderlo en aras de sus principios.