Articulistas

Propuestas

Propuestas

Orlando Gómez

(34)
Lograr la independencia permanente del Ministerio Público parece ser otro de los puntos que busca impulsar el Presidente Abinader en la serie de reformas que recientemente ha propuesto. Si bien estoy de acuerdo con el concepto de un Ministerio Público independiente, esto tiene ciertos bemoles que tomaré en consideración en esta propuesta sobre como lograr ese objetivo.

Un Ministerio Público independiente puede ser razonablemente alcanzado pasando a que su designación resulte del voto mayoritario de los miembros del Consejo Superior del Ministerio Público, elegido de entre los miembros de la carrera del Ministerio Público. Este debe ser nombrado por un período fijo con posibilidad de reelección por un período adicional y ser inamovibles salvo faltas en el ejercicio de sus funciones.

Necesariamente esto implica otorgar más poderes al Consejo Superior del Ministerio Público dentro de la Constitución y establecer mecanismos dentro de su elección que sirvan para desalentar la participación de los partidos políticos dentro de los procesos eleccionarios para conformar ese Consejo.

Pero más allá de como conformar un Ministerio Público independiente, también se debe considerar el rol del Poder Ejecutivo en la construcción de las políticas de persecución criminal, la cual ahora mismo se centra en la figura del Procurador General.

Convertir el Ministerio Público en un órgano extrapoder es en efecto excluir al Poder Ejecutivo en la construcción de la política criminal del Estado. Esto implica para el Ejecutivo asumir todas las consecuencias políticas de la acción o inacción del Ministerio Público en la persecución criminal, sin tener capacidad alguna de incidir sobre esta.

Crear un Ministerio Público independiente y extrapoder necesariamente debe venir acompañado de la creación de un brazo de creación y ejecución de política criminal para el Poder Ejecutivo que legalmente pueda atender sus prioridades con asistencia y en coordinación con el Ministerio Público con capacidad de acción a lo interno del territorio dominicano.

Aunque, en principio, ambos organismos podrían coexistir y funcionar en apoyo mutuo, la realidad es que el brazo ejecutor del Poder Ejecutivo tendrá como contrapeso al Ministerio Público y al mismo tiempo este último estaría encontrando en ese organismo un contrapeso desde el Poder Ejecutivo.

Establecer un Ministerio Público independiente es una meta que personalmente entiendo como muy necesaria en nuestro país, especialmente por nuestras debilidades institucionales históricas.

Pero cualquier acción en ese esfuerzo debe tener en consideración el rol del Poder Ejecutivo en la persecución criminal y los costos políticos asociados a esto, lo que no va a desaparecer con solo cambiar la burocracia detrás de como se elige el Ministerio Público. Tener consideración de esto último es fundamental para exitosamente lograr lo primero.

Por: Orlando Gómez Torres

[email protected]

El Nacional