Articulistas

PUNTOS… Y PICAS

La inclusión de mi nombre en “Grupo de trabajo para la transformación y profesionalización de la Policía Nacional” es un honor y compromiso que asumo con voluntad y firmeza para responder urgentes, deseadas, necesarias e inaplazables aspiraciones ciudadanas por el cambio real de esa institución.

El decreto 211-21 firmado por el presidente de la República precisa el alcance de la labor encomendada, su carácter honorífico, plazo para entregar resultados y enumera siete objetivos o líneas de acción, además, el mandatario reiteró en juramentación su irreductible actitud a favor de la reforma policial.

La variada formación, experiencia y representatividad de los miembros del grupo, que se constituye en órgano consultivo y de participación cívica, es garantía del logro de sus objetivos y de una visión holística que coloque y trate al policía verdadero como servidor público que merece su dignificación.

La tarea del grupo no será reinventar la rueda, todo dominicano tiene su visión de la institución destinada al orden público y seguridad ciudadana, está harto diagnosticada la enfermedad casi terminal del paciente y lo que falta es una efectiva medicina que comience a sanarlo y sacarlo del cuidado intensivo.

La firme voluntad del jefe del Estado en impulsar la profesionalización del policía y su institución “cueste lo que cueste”, a sabiendas de la fuerte oposición interna al cambio por razones conocidas, es el estímulo para confiar en que esta vez se iniciará la transformación policial sin vuelta atrás.

En términos personales agradezco el honor y distinción de incluirme en el grupo, comprometo mis mejores energías y capacidades para lograr los objetivos propuestos, asumo con responsabilidad la enorme encomienda, prometo rendir cuentas y esperaré la valoración final del soberano pueblo.

Por: Carlos Manuel Estrella
cmestrella_@hotmail.com

El Nacional