Radar



Las Estrellas

Acaba maleficio

 

El conjunto de Estrellas Orientales, de San Pedro de Macorís, tenía todo lo que necesitaba para coronarse campeón del actual torneo de béisbol. Desde una novena compacta y la dirección más apropiada hasta una entusiasta fanaticada que ha apoyado al equipo desde el principio hasta el último partido.

Que el conjunto verde pusiera fin a una sequía de 51 años sin ganar un torneo (la última vez fue en 1968) no ha sido ningún milagro.

Había ganado la serie regular, en el todo contra todo fue el primero en clasificar y el rival que enfrentó en la final, Los Toros del Este, no era precisamente un hueso fácil de roer. Y tiene que agregarse, por supuesto, la sed de una corona para compensar a los petromacorisanos que todavía reivindican su identidad con su antigua serie 23.

En el juego que le otorgó el pasaporte para representar a República Dominicana en la Serie del Caribe, José Sirí, electo el más valioso, y el lanzador Néstor Cortés combinaron sus talentos para darle a su equipo una victoria histórica.

El partido terminó 4-0 y la serie 5-1. No obstante todos los factores a favor de las Estrellas el conjunto verde contaba también con el apoyo de la mayoría de simpatizantes de las Águilas Cibaeñas, Tigres del Licey y Leones del Escogido. Con la estructura que se nucleó a su alrededor a los paquidermos no les quedaba más que ganar con la autoridad con que lo han hecho.