Reafirmación



Jose-diaz2

Cuando estas líneas estén publicadas estaré cumpliendo sesenta años y piquito. Me llegan con una valoración positiva de lo que ha sido mi vida. Sigo trabajando como un loco para sostenerme y de paso a los que todavía dependen de mí. Espero concluir la lectura del libro “Cien horas con Fidel” de Ignacio Ramonet, lo que me ha permitido reafirmar mi admiración por ese hermoso ser humano. Ya no soy tan fervoroso negando la existencia del altísimo, y siempre digo que hay que dejarme entrar al paraíso porque he sido una persona buena, apegada a los principios de bien, que son los que enseñó Jesús y a su manera reafirmaron Gregorio Luperón, Mahatma Gandhi, Minerva Mirabal, Ernesto Guevara, Ho Chi Ming, Fidel Castro, Juan Bosch, Salvador Allende, Narciso González, Hugo Chávez, Norge Botello, Santiago Castro Ventura, Anulfo Romero y el padre Rogelio.
Sigo fascinado de Serrat, adoro “El Padrino” por lo que dice y es gracias a Francis Ford Coppola y Marlon Brando. Me torno desmemoriado releyendo “Cien años de soledad” y ando recogiendo los libros que me han robado de Herman Hesse, sobre todo “Pequeño Mundo”, “Demian” y “Narciso y Goldmundo”. Adoro lo que han hecho Clint Eastwoood y Mel Brooks y todavía me río de los mismos cuentos que repiten mis hermanos.
Me se siguen saliendo las lágrimas cuando veo una imagen de deshumanización. Procree cinco hijos que son buenos muchachos y he podido sobrevivir a la pérdida de amores difíciles. Envidio como fueron Mandela, Miguel Hernández, Fernández Domínguez y Miguel Francisco Canela Lázaro.
Disfruto una partida de Dominó de calidad y ver un buen juego de beísbol, y en los 32 años que duré siguiendo a Juan Bosch nunca se reunió un grupo del Comité Político para enfrentar a otro grupo con rueda de prensa incluida. Por eso es que también es bueno que ya esos que están ahí no tienen ninguna ascendencia ni autoridad en el que escribe “algo más que salud”.