¿Qué Pasa? Articulistas

Reencuentro fallido

Reencuentro fallido

Mary Leisy Hernandez

Volví a saber de él cuando ya el tiempo intentaba borrarlo de mi memoria. Tantas historias acumuladas sumaron muchos personajes nuevos a mi vida: los de la universidad, los de los trabajos, los sumados en los país que he vivido…

La última vez que lo vi, debíamos tener menos de 20 años. Él se fue a Nueva York como muchos otros de los compañeros del liceo. Yo, me fui a Estudiar a la Capital y aunque siempre volví, en cada viaje tenía más que hacer que tiempo: conocer a un nuevo miembro de la familia, asistir a una invitación, dar un pésame, en fin.

Viviendo en Bélgica, en uno de mis regresos, se me ocurrió convocar a un encuentro entre los chicos del liceo. Primer intento poco exitoso. Solo 5 ó 6 de una promoción de más de 100. En el segundo intento exito total. Nos pusimos un buen grupo para eso y aunque no fuimos todos, fue maravilloso ese primer contacto, reencontrarte con gente con la que creciste y viviste importantes momentos.

whatsapp

A algunos tenía 10, 20, hasta más de 30 años que no veía y de algunos confieso que ni me acordaba. Después de ese día se produjeron muchos otros pequeños y grandes encuentros: recuperación de amistad y hermandad a primera vista. Algunos nunca se han integrado a ese hoy sólido y maravilloso grupo. Otros participan a medias y unos cuantos están siempre ahí. La comunicación es constante gracias al whatsapp.

Ñoño, fue de los que nunca participó en ningún encuentro ni en el chat, pese a que ya estaba de regreso en el país, pese a que siempre se intenta convocar a todos. Yo me había propuesto insistir en mi próximo viaje, tratar de convencerlo a él y a otros, o por lo menos usar la excusa para volver a verlos, pero la pandemia se llevó a Ñoño y nunca más pude oírle llamarme Mami Leisy. Fallido reencuentro!

Por: Mary Leisy Hernandez

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos