Articulistas

Sin novedad en el frente

Sin novedad en el frente

Elvis Valoy

No me canso de repetirlo, pues resulta alarmante que el camino que han trillado las actuales autoridades encargadas de la política exterior haya sido el de la improvisación, la ignorancia del papel a desempeñar, la anarquía, el desorden, etc., al extremo de que la Cancillería ha cruzado el umbral de lo posible, y al parecer han sido capaces de cubrirse con un manto de invisibilidad que esconde sus grandes desatinos.

El último caso debe llamar a preocupación. El desconocimiento y posterior rechazo por parte del gobierno haitiano del donativo realizado por el país, que otorgaba alrededor de cien mil dosis de vacunas contra la COVID-19, es alarmante y descriptivo de la pobreza diplomática existente en nuestra nación.

“Nadie nos ha contactado en el ministerio para tal oferta (de vacunas de la República Dominicana) y si este fuera el caso, la respuesta habría sido negativa de todos modos porque tenemos en existencia varios cientos de miles de dosis de la vacuna Moderna, de las cuales no tenemos cierta garantía de que podamos utilizarlas antes de su fecha de vencimiento”, explicó Lauré Adrién, ministro de Salud de Haití.

El papel de bobalicona y estolidez en que han quedado expuestas las autoridades dominicanas es lamentable y hace saltar todas las alarmas sobre la ominosa incapacidad de Roberto Álvarez y su grupúsculo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, institución merecedora de mejor manejo.

Resulta imperdonable que antes de entregar esa ayuda a Haití no haya mediado todo un protocolo de adjudicación de las vacunas, consensuado entre ambas cancillerías, quedando el gobierno “con la cara larga” por el desaire haitiano.
Parece que exigir al canciller y su camarilla la adopción de métodos utilizados por todo cuerpo diplomático organizado a nivel mundial es como “pedirle peras al olmo”. Otro episodio ridículo del país en la arena internacional. ¿Hasta cuándo?.

Por; Elvis Valoy

[email protected]

El Nacional