TE ENTERASTE



Día de júbilo cuando la antorcha llegó a Mao

 

Uno busca lleno de esperanzas el camino que los sueños prometieron a sus ansias.”
“El camino es el que nos enseña la mejor forma de llegar y nos enriquece mientras lo estamos cruzando.”
Paulo Coelho

 

En el séptimo día del recorrido de la antorcha “La llama de la esperanza” inició su marcha en la provincia Valverde, encabezada por el ministro de Deportes, Danilo Díaz.

La llama de la esperanza fue entregada al ministro Díaz por Julio Montero en el transcurso de un acto protocolar realizado en la gobernación provincial.

Díaz manifestó que “Estamos luchando para que en la República Dominicana no exista un rincón donde nuestros niños sean excluidos, queremos lograr la igualdad de todos y que todos puedan ejercer el deporte como derecho de todos”.

“Hoy es un día de júbilo, estamos celebrando el Día Nacional Del Deporte y a la vez siendo parte de este gran recorrido de la “Llama de la Esperanza” en la provincia Valverde, despertando esperanza de que sí se puede lograr la inclusión de aquellos que han sido excluidos”, manifestó.

La antorcha fue recibida por el gobernador civil José Valdez, de la mano de la atleta especial con Síndrome de Down, Escailin Li, para con esto dar inicio a la marcha, luego el gobernador la entregó al presidente de CONADIS en la provincia, José Ramón.

El recorrido inició pasada las 3:00 de la tarde en el Parque Centenario con la presencia de cientos de personas que se dieron cita para apoyar a estudiantes de los colegios Sagrado Corazón de Jesús, Padre Luis Variara e IDENE.

Con gran fervor y entusiasmo la Llama de la Esperanza iluminó los caminos con su fuego ardiente por las principales calles de esta demarcación, para luego seguir su ruta hoy a lo largo y ancho de las provincias de Santiago y La Vega.

Los atletas que participaron en el recorrido fueron: Luis Disla, Jessica Brea, Yudelka Bonilla, Julio Montero, Chantel Polanco, béisbol; Alberto Polanco, Tommy García, Eduard Reynoso, Jessica Muñoz, el medallista olímpico centroamericano y panamericano, Enrique Minier, entre otros.
Hasta mañana, si Dios quiere, dominicanos.