Articulistas Opinión

8 de marzo: desafíos de la mujer

8 de marzo: desafíos de la mujer

Kimberly Taveras

(1)
El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es una fecha emblemática que nos invita a reflexionar sobre los avances y los retos pendientes en la lucha por la igualdad de género. Según la escritora Renée Côté, aunque no está claro cuál de los acontecimientos históricos específicos dio lugar a la celebración de este día, lo cierto es que fueron las obreras y trabajadoras de las grandes potencias quienes comenzaron a exigir mejores condiciones laborales e igualdad salarial a través de movimientos autónomos organizados en partidos de izquierda y sindicatos.

Esta conmemoración nos recuerda el valor y la resiliencia de las mujeres a lo largo de la historia, quienes, durante los convulsos años de la guerra y la revolución industrial, sustituyeron masivamente la mano de obra de los hombres para mantener a sus familias, a pesar de enfrentarse a condiciones deplorables y salarios inferiores por el simple hecho de ser mujeres.

En la República Dominicana, este día adquiere una relevancia especial en el contexto de los recientes acontecimientos que han enlutado a nuestra sociedad. La trágica muerte de Paula, una joven obrera de zona franca, violada y asesinada por supuestos compañeros de trabajo, nos enfrenta a la cruda realidad de la violencia y la desigualdad que aún enfrentan las mujeres, especialmente las más vulnerables.

Paula, que soñaba con un futuro mejor y se esforzaba por alcanzar sus metas, se convierte en un triste recordatorio de que el acoso laboral y la violencia de género siguen siendo realidades cotidianas para muchas mujeres en nuestro país. Su caso nos interpela a todos: ¿Cuán comprometidas están nuestras empresas, nuestra clase política y nuestra sociedad en su conjunto para crear espacios seguros y promover el bienestar de nuestras mujeres trabajadoras?.

Es momento de reflexionar sobre el papel que cada uno de nosotros desempeña en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. Los medios de comunicación, los líderes de opinión, las iglesias y todos los actores sociales tienen la responsabilidad de exigir y promover cambios significativos, tal como lo hicieron las obreras rusas, neoyorquinas, españolas y de todo el mundo hace más de un siglo.

Es una responsabilidad de todos, y especialmente de la clase política dominicana, garantizar la creación de espacios seguros y promover el bienestar de nuestras mujeres trabajadoras. Tal como lo expresó Simone de Beauvoir, la lucha por la igualdad de género no es solo una cuestión de derechos legales, sino también de transformación cultural y social que requiere la participación activa de todos los sectores de la sociedad.

Por: Kimberly Taveras
kimberly.taveras@gmail.com

El Nacional

La Voz de Todos