Editorial Opinión

 Alerta epidemiológica

 Alerta epidemiológica

Ante el alerta epidemiológico emitido por la Organización Panamericana de la Salud (0PS) sobre circulación sostenida de dengue y chikungunya en República Dominicana y el Caribe, convendría que Salud Publica inicie cuanto antes la ejecución del protocolo sanitario señalado para estos casos.

La OPS advirtió sobre la propagación de esas infecciones virales ante el inicio de la temporada de mayor circulación del mosquito Aedes aegypti en el hemisferio sur, con persistencia de la situación sanitaria en la subregión, el Istmo Centroamericano y México, incluido el territorio dominicano.

En el informe de ese organismo se menciona la identificación del serotipo Denv-3, que no había circulado por varios años en algunos países de la región, variedad de dengue que provocó un incremento de pacientes contagiados que requirieron hospitalización.

El dengue, chikunguya, zica ay fiebre amarilla son arbovirosis, tipos de enfermedades víricas que se transmiten a través de la picadura de un mosquito perteneciente al género Aedes, principalmente el aegypti, que tiene hábitos domiciliarios, por lo que su transmisión es predominantemente doméstica.
Es por eso que la OPS recomienda intensificar acciones de preparación de los servicios de salud para facilitar acceso adecuado de los pacientes que resulten contagiados con el virus, lo que debería ser asumido a pie de letra por las autoridades sanitarias.

El dengue es el arbovirosis con mayor número de casos reportados en la región de las Américas, con más de 4.1 millones de nuevos infectados y 1,823 muertes, además del marcado ausentismo laboral y escolar y su gran incidencia entre la población infantil.

El alerta epidemiológico emitido por la OPS ante el inicio de la temporada de mayor circulación del mosquito que contagia el dengue, ha sido reproducido aquí por Salud Pública, por lo que ese ministerio debería articular desde hoy mismo una efectiva campaña de prevención.

Ojalá que esta vez las autoridades actúen con prontitud, eficiencia y sentido de oportunidad en el diseño y ejecución de un programa de acción y prevención que ayude a mitigar los efectos de un posible rebrote de dengue o de cualquier arbovirus, sin que se habilite el fatídico ministerio de las excusas.

El Nacional

La Voz de Todos